Raúl González Gallardo

Raúl González Gallardo

Colaborador sección de Narrativa

Escritor

web Narrativa

Sobre mí

Nací en Santander. Era el año 1983. Siempre he sentido una especial conexión con la década de los ochenta, a pesar de que no recuerdo mucho de ella.

 

Desde los trece años soy seguidor del heavy metal, un género musical que fue etiquetado de mal gusto y que se relacionó con problemas sociales como la delincuencia y la drogradicción, que tanto abundaban aquellos años. Debido a ello muchas bandas nacionales cayeron pronto en un injusto olvido. A pesar de tener talento no pudieron mostrar su música con nitidez, pues carecían de los medios necesarios y no quisieron someterse a la manipulación de la industria discográfica, artífice de muchas modas pasajeras.


Pertenecí a una generación de cambios, tales como la LOGSE, la transición de la peseta al euro, la precariedad laboral o el  mal denominado "progreso tecnológico" (que más que progreso podríamos denominar involución).


A lo largo de mi vida he sido testigo de muchas modas pasajeras tales como pantalones de campana, de pata de elefante, de corchetes o rotos de fábrica, combinados con peinados a lo cenicero y demás. Estéticas que muchas veces se relacionaban con el tecno, el reggaeton o lo que se estilara en ese momento bajo la premisa de que es lo que "se lleva".


Ajeno a modas y a tendencias impuestas por el sistema (el cual absorbe y anestesia a los rebaños) siempre me atrajo la temática social y callejera: en concreto, el ya olvidado género quinqui. A este género pertenecen películas como El pico, Navajeros, Colegas Chocolate. La crítica social y el reflejo de la dura realidad de aquella época sin duda incomodaba: esto provocó que no gozasen de una gran repercusión.

Retomando el género quinqui, en febrero de 2019 publiqué mi primera novela: Sangre barriobajera (Álter Ego Ediciones). Ha tenido tan buena aceptación que en estos momentos me encuentro preparando la tercera edición. Mi intención es continuar escribiendo sobre esta temática, aunque no se encuentre dentro del circuito de lo que se lleva ahora.

Y por último decir que soy poco amigo de las redes sociales y del postureo actual, el cual hace lucir fachadas carnavalescas, simbologías y anagramas por moda aunque estos no concuerden con la actitud llevada a cabo en la vida real. Soy total enemigo de lo banal y de la tele basura.

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.