• Trinchera Cultural

Versos a corazón abierto. Reseña de J.M. Ariño

Leer el último poemario de Charo Bernal es iniciar un camino apasionante surcado de versos y preñado de sensibilidad.

“Mi poesía nace del fondo irracional del inconsciente, del sentimiento y de la emoción” (Charo Bernal)

En Hilos de agua, último libro de la poeta afincada en Ciudad Real, se perfila, tal como afirma Eugenio Arce en la Introducción, “una panoplia de sentimientos y pensamientos, una observación minuciosa del entorno y una luz interior”. Tal como reconoce Charo en su Poética, “Mi poesía nace del fondo irracional del inconsciente, del sentimiento y de la emoción”. Una emoción que va creciendo verso a verso y que se va enriqueciendo de latidos profundos cual manantial sutil que brota humilde del seno de la tierra.


Desde el primer poema hasta el último de esta excelente antología, la autora hunde sus raíces en la tierra –“madre que abraza / los fragmentos del agua”– e inicia una andadura esperanzada en busca de la luz, como una luciérnaga en la noche –“Al menos, mi amor / conviértete en luciérnaga”–. Una noche que se transmutará en tarde, en sed, en duelo o en fragilidad. Porque lo único que puede salvar a la poeta del naufragio de los días opacos y de las manos vacías es la vena poética: “Solo hay algo / que aún me salva: / escribir un poema”.

El libro se compone de poemas breves pero intensos. En ellos predomina un ritmo interior que señala el devenir de los sentimientos y está aderezado de silencios.

Las deliberadas asonancias y la combinación de heptasílabos y endecasílabos acercan al lector al mejor Bécquer y dibujan un camino sinuoso, contrastado y, en ocasiones, paradójico. Pero lo que despierta la emoción con su lectura es la plasticidad de las palabras, el eco profundo de las vivencias más cotidianas y ese despertar a la vida como un manantial de luz perenne. Porque la luz rescata a la poeta de la rutina cotidiana –“…Tu luz / es la tinta de mis días”– o, como en el poema Se dona un corazón: “A veces / entra un tímido hilo de luz / que me calienta”.

Hilos de luz, hilos de agua, hebras que tejen el intrincado camino de la vida.

Así termina el poema que cierra la antología: “Quizás el mar acepte / como contraprestación / esa evanescencia de hilos de agua / que me sostienen”.


Son muchos los motivos que sostienen una arquitectura poética cercana e íntima. Unos motivos que van más allá del silencio de las horas –“El reloj es testigo silente”, “Silencio / como una / aldaba dormida” – e intentan sortear el hechizo engañoso y fatal de la muerte.

El poema Te escribo a la tierra, homenaje a Miguel Hernández, refleja ese afán de rescatar del olvido la vida arrebatada: “Aún quisiera ser azada / para airearte la tierra / donde reposan tus sueños”. Esos sueños que habitan en el fondo del alma y que se transmiten a través de los espejos –“y en el espejo empañado / escribir: ya no te quiero”– o se adivinan en el latido de cada verso, como en el poema Presbicia: “No me deja ver de qué letras / están compuestos los sueños”.

El aliento reflexivo de algunos poemas hace partícipe al lector de los sentimientos más íntimos de la poeta mediante la interrogación retórica: “¿Y si mañana no somos?”, “¿Por qué tus dedos expresan / lo que tus labios esconden?”.


La naturaleza también ocupa un lugar importante en estos poemas. Se adivina el efímero devenir de las estaciones, el brote primaveral de las espigas, la docilidad decadente de los girasoles, la suavidad sutil de los peces o la caricia azulada de la lluvia. Hay incluso una huida del ritmo estresante de la vida en la ciudad –“el bofetón urbano / se cura en el campo”–, aunque también se echa de menos el hechizo de París: “…Y deambular por las calles / desnuda de tristezas / como un violín callado”. Todo ello aderezado de acordes musicales que son vehículo de amor o de dolor y de vivencias que oscilan entre la nada y el paraíso como en el poema Sed y agua: “Fuiste sed y agua. / Fui infierno y cielo”.


Un poemario para lectores amantes de la buena poesía y un camino abierto por Charo Bernal para nuevas experiencias poéticas en el futuro. Vale la pena sumergirse en estas páginas llenas de luz, de manantiales y de sueños de esperanza.

José María Ariño Colás

Doctor en Filología Hispánica

Sobre la autora.

María del Rosario (Charo) Bernal Celestino nace en Puertollano en 1965, aunque desde su infancia reside en la capital, Ciudad Real. Es Técnico Especialista en Informática de Gestión. Su gusto por la literatura arranca desde su niñez, y es cuando escribe sus primeros poemas.

Comenzó publicando en la red en una página de poesía. Años más tarde, en 2016, como autora independiente, autopublica su primer poemario titulado Pisando de puntillas.

Ese mismo año lanza su primera novela Entre Celeste y Violeta, que presenta posteriormente, el 19 de abril de 2018 en Ciudad Real.

En 2017 vuelve a autopublicar otro poemario titulado Desde mi reflejo.

En junio de 2019 publica su tercer poemario Hilos de agua.

Tiene escrita otra novela y otros tres poemarios inéditos.

Además de las publicaciones individuales citadas anteriormente tiene publicaciones colectivas: Palabras en Silencio (2019), Ed. C&G, Grupo Oretania de comunicación. Raíz y Rama Noches Estivales (2020), Ed Pigmalión Edypro S.L. Bajo Techo. Poemas de cuarentena (2021), Ediciones Puertollano. 110 Años con Miguel Hernández “Tierra de Versos” (2021), Asociación Rincón Poético Valle del Vinalopó.


Entre sus premios y reconocimientos destaca el I Premio Internacional “Carlos Murciano” de Poesía y una mención honorífica otorgada por el Ayuntamiento de Bornos (Cádiz) a su poemario inédito El rastro de las Violetas en el fallo del XIII Certamen de Poesía “Luisa García Sierra”.

También ha publicado poemas en las revistas de creación literaria Manxa de Ciudad Real, Quevedalia de Villanueva de los Infantes, Rimas Sonoras editada por Casa de Córdoba en Madrid y Periódico Poético de Técpan de Galeana (México). Es, a la vez, autora de un blog titulado Poesía y novela. La necesidad de verterme en el papel y de un canal Youtube de poemas recitados. Participa en numerosos recitales y encuentros de poesía y colabora con poetas de España, México, Perú, Argentina, Colombia, Chile, Uruguay, La India…

111 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo