• Trinchera Cultural

Una historia de amor y tolerancia. Reseña de JM Ariño

La lectura de la última novela de Susana Aguilera –la quinta de la autora granadina– se mueve en un vaivén equilibrado entre la época actual y el siglo XIII, en pleno auge de la Reconquista en el sur de España.

Aalima, la mudéjar de Bulkuna es un relato de ficción histórica que nos relata las incursiones guerreras de los musulmanes y de los caballeros de la Orden de Calatrava en las inmediaciones de las provincias de Córdoba y Jaén.

El regreso de Daniel a su casa natal, tras el fallecimiento de sus padres, y el descubrimiento en los sótanos de esa antigua mansión musulmana de un manuscrito con una portada extraña y muy original –la cruz de Calatrava atravesada por una media luna musulmana– sirven de punto de partida a una historia en la que el amor y la tolerancia adquieren un valor y un profundo simbolismo.


La protagonista, Aalima, una musulmana que se caracteriza por su afán de superación, su carácter aguerrido y su huida de la esclavitud como esposa, llega a replantearse su propia fe y se entrega sin cortapisas a un amor prohibido hacia don Pedro, uno los personajes más relevantes de la Orden cristiana. En la novela confluyen dos épocas y un mismo lugar: la ciudad jienense de Porcuna, la antigua Bulkuna durante el período de Al-Ándalus. La alternancia de estas dos historias enriquece una novela cuya estructura viene marcada por sucesivos viajes hacia el pasado. Un pasado que se sustenta en una buena documentación y en un cruce de caminos y de destinos entre dos civilizaciones y dos maneras de entender el mundo.


El fuego oculto de la pasión va más allá de las fronteras entre las dos culturas, sino que, paralelamente, llega hasta la época contemporánea. El amor que siente Daniel por su cuñada Dolores es un eco actualizado de la relación amorosa entre la cautiva cristiana doña Elvira –la nueva Bahiira– y el traidor Musa, líder de la conquista musulmana de España, y en la atracción fatal entre Aalima y don Pedro. A partir de estas relaciones, Susana Aguilera, elabora un relato verosímil, coherente y lleno de alusiones a esa época surcada de conflictos y guerras de religión entre cristianos y musulmanes.

Hay que destacar en la novela algunos aspectos que no van a dejar indiferente al lector avezado y lleno de curiosidad intelectual. Como trasfondo de luchas sangrientas, venganzas, duelos y enfrentamientos, destaca el misterio de un gran descubrimiento, el elogio de la Andalucía más profunda, la reivindicación del papel más relevante de la mujer en una sociedad dominada por hombres y el papel de la cultura en un mundo dominado por el afán de conquista y el deseo de dominio a costa de vidas humanas. Es importante también la lucha por la supervivencia, la convivencia entre dos maneras de entender el mundo y el afán por desterrar las supersticiones.

La autora, que compagina la escritura con la pintura, incorpora en la novela excelentes acuarelas que transmiten una lectura visual adecuada a cada episodio. De ella son la acuarela de la portada y las que encabezan cada uno de los 29 capítulos de la novela.

También hay que destacar la alternancia entre el uso del presente en primera persona para los acontecimientos actuales y del pasado en tercera persona para las vivencias de la Edad Media. El estilo de la novela es ágil, su léxico es adecuado y su estructura sinuosa invita a adentrarse en cada uno de los episodios y a conocer una intrahistoria difícil en la Andalucía profunda del siglo XIII. Una novela que vale la pena leer por la riqueza del lenguaje, la adecuada documentación y los valores humanos que transmite.

José María Ariño Colás

Doctor en Filología Hispánica

SOBRE SUSANA AGUILERA SÁNCHEZ

Nací en Granada y de muy pequeña mi padre fue destinado a Madrid; por lo que llevo toda la vida en los madriles, cuidad que adoro porque es abierta y acoge a todo el mundo. Siempre lo repito, porque así lo siento: de Madrid al cielo. Pero, por supuesto, la luz de Andalucía siempre estará en mi corazón.

Escribo y pinto desde siempre.

Tengo miles de diarios desde la infancia guardados y en el cole ganaba concursos de redacción. Me aparté de las letras al llegar a la universidad porque se me daban muy bien las mates y acabé en una ingeniería (aunque eché la matricula también en bellas artes. ¡Tenía un buen lío en la cabeza!).

Pero la creación me salía por todos los poros de la piel. Así que empecé a escribir mis desventuras en las redes, luego las publicaba en un blog y por último me animé a crear un libro.

En realidad, mi prima me animó a crear el blog para que sus amigas pudieran leer mis hilarantes historias y mi cuñada me dijo, cuando yo tenía miedo a empezar mi primer libro, una frase que me hizo aventurarme en toda esta locura de la auto-publicación. Me dijo: “solo tú te lo pierdes”. Y era verdad, así que me tiré tres años pegándome con mi primer libro, que englobaba muchas historias de mi blog.

Me costó muchísimo sacarlo adelante porque no tenía ni idea de cómo se creaba una historia con pies y cabeza. Al final surgió “Dorita Desapercibida” la historia de una madre loca superada por la rutina. O sea, mi propia historia. Tuvo buena acogida (lleva desde que lo publiqué en el TOP 100 de humor). Me gustó mucho la experiencia y repetí. Luego llegaron los demás.

78 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo