• Trinchera Cultural

Un lenguaje de ascuas encendidas (por JM Ariño)

La escritora María Piña nos acaba de sorprender con su tercer poemario Susurros al oído, editado por Cajón de Sastre. Después de la publicación de Despertando tu sensualidad (2005) y de Deseos inconfesables (2018), esta periodista, actriz, locutora, maestra de ceremonias y empresaria vuelve a indagar en los laberintos del amor, en los vericuetos de la pasión y en los abismos del placer. Y lo logra con creces, contagiando al lector del aliento de las emociones y de la desnudez del alma más allá de rituales y convencionalismos. Porque María Piña, tal como afirma en el prólogo la periodista Pilar Redondo, “Es una espeleóloga del poema, con mimo escala adjetivos, recorre verbos, analiza sustantivos y realiza un explícito ejercicio de inmersión de desnudez emocional”.



Los vaivenes de la pasión, el peso agridulce de las ausencias, el desafío al paso del tiempo y ese silencio surcado de susurros y gemidos de placer son la columna vertebral de unos poemas que se enraízan en la más genuina tradición amorosa de la literatura universal. La poeta expresa con acierto cómo el fuego de la pasión tan pronto se aviva como se desvanece dejando solo una estela de ausencias. Así termina el primer poema Aún dueles: “Mientras, sigo aquí, en el irremediable proceso / de olvidarte. Un olvido que se alía con la soledad y que comparte con la luna como testigo, como expresa en Desde mi ventana: “Que no me acostumbro a tu ausencia, que tus / recuerdos no son suficientes”. Pero, a pesar del peso de lo efímero, del deseo de que los “momentos que deseábamos fueran eternos”, el fuego de la pasión se aviva en cada encuentro y se transforma en un veneno embriagador. La metáfora del volcán es una de las que mejor retratan estos momentos de intensa pasión. Así, en el poema Hay momentos, se aviva un “Fuego que emana de mí / cual volcán en erupción”. Es el mismo volcán que estalla en Tus manos –“Haces estallar el volcán que es mi sexo”– y cuya lava ardiente se extiende en un mar de lujuria, excelente alegoría en el poema Mar adentro.


El disfrute de los momentos más intensos de la relación sexual, que culminan con el clímax de los orgasmos, se expresa mediante acertadas anáforas múltiples y por singulares paralelismos que dotan a los poemas de un ritmo interno evocador de las situaciones más placenteras. En el poema Solo bésame, la anáfora de “Bésame” dibuja un perfil que va in crescendo hasta culminar con el apóstrofe exclamativo “¡Bésame por dentro!”. El calor de los besos se ve enriquecido con el despertar de las miradas y con el susurro de las palabras más íntimas y casi inconfesables. Son, en ocasiones, “silenciosos gritos” que aspiran a eternizarse, como en el poema El tiempo: “Momentos que deseábamos fueran eternos”. El eco profundo de los versos largos y sinuosos, el vaivén de sensaciones visuales, auditivas, táctiles y olfativas contribuyen a la creación de un universo de pasión que va más allá del placer físico y aspira a una prolongación eterna. Así culmina el poema Por querer quiero: “Quiero morir en el divino desahogo de tu sexo”. Entonces se entremezcla el sueño con la realidad y el grito suplicante es Quédate: “Vivamos juntos este sueño de amor eterno”.


Uno de los aciertos de este poemario son las ilustraciones en color dibujadas por la artista Marlem Cantón. Son un excelente complemento de los poemas y una expresión visual muy sugerente que enriquece la palabra y hermana poesía y pintura. No podemos olvidar a Francisco Javier Vera, que ideó la portada y el título del poemario, Susurros al oído, presente en varios poemas, como en Para entrar en mi cama: “Acariciarme el alma con el eco de tu voz, / susurrando a mi oído tímidos te quiero”. El poema final Susurros sugiere el mismo clima íntimo pasional: “Dime un te quiero bajito…” Un libro que nos invita a disfrutar de la buena poesía amorosa y a romper con los tabúes relacionados con el sexo y el erotismo.


José María Ariño

Doctor en Filología Hispánica



BIOGRAFÍA DE MARÍA PIÑA:

María Piña es periodista, actriz, locutora, maestra de ceremonias y empresaria.


En 2005 publicó su primer libro de poemas Despertando tu sensualidad en la ciudad de Panamá. Y en 2018 nos sorprende con Deseos inconfesables, poemario donde nos presenta unos escritos cargados de erotismo, sensualidad y pasión. Con esta publicación recibió el premio Gladiadores en el Exterior, en el apartado literario, en la ciudad de Madrid.


Participa en el festival Quejío con Grito de Mujer, desde 2016 hasta la actualidad en las ediciones celebradas en Córdoba y Montilla. Participa también en el IV y V Encuentro Internacional de Poesía de Úbeda y en el primer encuentro de poesía de la ciudad de Cabra.


Participa activamente en recitales, festivales y antologías, y estuvo como invitada en la Primera Feria Mundial Virtual del libro ciudad de Cabra y España respectivamente.




82 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo