• Trinchera Cultural

Un canto a la esperanza. Reseña de J.M. Ariño

Hay libros que nos invitan a viajar a lugares insospechados y, al mismo tiempo, a interiorizar las vivencias que nos sumergen en un mundo de emociones.Esa es la columna vertebral de la novela Más que palabras, de Irene Abecia Navarro, escritora zaragozana que reside actualmente en Marbella.

Es una novela de rabiosa actualidad y de aprendizaje vital a partir de la propia experiencia. Es una historia de desarrollo personal y de afán de superación del ser humano.

La vida de Violeta, la protagonista, se trastoca después de un accidente doméstico que la obliga a desplazarse con su inseparable silla de ruedas. Esta situación, en lugar de hundirla anímicamente, enriquece su carácter y se transforma en una persona valiente y decidida que, además de superarse día tras día, ayuda a otras personas que están atravesando una situación similar. La profesión de guía turística de la autora durante muchos años le ha permitido conocer distintos países del mundo y así, de la mano de Violeta, nos acerca a París, Roma, Nueva York, Jamaica o a la lejana Australia.


La novela comienza con la dedicatoria “a todas las personas que ven lo bueno en lo malo” y un prólogo con una clara intencionalidad: un canto a la esperanza, a la aceptación, a la amistad y al amor. Con un lenguaje sencillo y una estructura basada en la analepsis,

Irene mezcla el realismo con la fantasía y logra de este modo embeber al lector de un aliento de espiritualidad y compartir con él viajes imaginarios “para ahuyentar la tristeza y la melancolía”.

A partir de los primeros capítulos, Violeta evoca con nostalgia su vida anterior y, desde su estado de parapléjica, potencia su afición a la pintura, imparte conferencias online y colabora en la revista “Más que palabras”, que da título a la novela.

La transformación radical de su vida no impide volver al pasado, como un espejo retrovisor, y evocar encuentros y entrevistas con escritores famosos, como Jean-Marie Le Clézio, candidato al Goncourt y premio Nobel 2008; la italiana Michela Murgia, galardonada con el premio Mondello; el escritor neoyorquino Lawrence Block, o el dramaturgo español Francisco Nieva, premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1992.


Además de su amor por la Literatura, Violeta, como licenciada en Geografía e Historia, disfruta con la contemplación y la exposición didáctica de monumentos artísticos singulares como los restos de la ciudad de Petra de Jordania o el famoso y casi mítico Tajo de Ronda, con una acertada y sugerente evocación de los viajeros románticos y de la época del bandolerismo. Porque la Historia subyace en los lugares más insospechados del mundo y, de la mano de la protagonista, el lector puede viajar en el tiempo al histórico restaurante madrileño Lhardy o recordar al presidente liberal José Canalejas.


No podía faltar en esta novela la vertiente espiritual. Como botón de muestra, hay dos personajes que inician la senda más introspectiva y reflexiva: el monje budista Tenzin y la hermana Libertad, retirada en un pequeño pueblo de Asturias. Impresionante es la breve incursión en la cruenta guerra de los Balcanes, que sume en un dolor profundo a la protagonista


Como amante de Aragón, los viajes reales nos muestran lo sublime del Pirineo Aragonés, con un lamento por el deterioro del balneario de Panticosa; la visita fugaz de los amigos de Violeta a la Cascada del Molino de San Pedro en la Sierra de Albarracín y la evocación de Bécquer en la comarca del Moncayo, con la lectura de sus famosas Cartas desde mi celda.

La lectura de esta novela de Irene Abecia es un soplo de aire fresco en estos tiempos de pandemia. Su lectura es una invitación a humanizar la salud y a superar los contratiempos cotidianos.
José María Ariño Colás

Irene Abecia Navarro,

Irene Abecia Navarro,

Zaragoza, 1964. Residente en Marbella (Málaga)


Nací y crecí en Zaragoza, donde estudié la diplomatura de Turismo e idiomas en la Escuela Oficial (inglés, francés y alemán), conocimientos que me han permitido dedicar profesionalmente a ser guía por Europa.

He vivido en varios países y hablo seis idiomas en la actualidad. Tras muchos años conectando con el público a través de mi voz, con un micrófono, ahora lo hago a través de la escritura.

De carácter inquieto y curioso, nunca he dejado de formarme, ahora lo estoy haciendo con un curso de “Guionista literario”, el cual me apasiona porque soy gran aficionada, también, al cine, teatro, televisión…

Mi novela: Más que palabras, editada por Atlantis y publicada en octubre de 2020, es la primera en darse a conocer. Tengo otras dos terminadas: Un mundo perdido (ciencia ficción) y Al otro lado del tiempo (histórica). En estos momentos estoy escribiendo la cuarta.

Desde hace unos meses estoy residiendo en Marbella, relacionándome con compañeros que también forman parte del Colectivo Malagueño de Escritores, al igual que yo.

121 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo