• Trinchera Cultural

Sobre López Obrador y su carta de disculpas

Actualizado: 15 de dic de 2019



No, señor presidente. Debería ser usted el que pidiese disculpas por sus palabras.


¿Carta de disculpas?


El actual presidente de México, el señor Andrés Manuel López Obrador, se dirige al rey de España y al Papa Francisco, mediante misiva y "reclama la necesidad de "reconocer y pedir perdón" por los abusos cometidos por los españoles en la conquista de México", según el periódico El Mundo.


Las respuestas no se hicieron esperar: el primero en responder fue el actual ministro de Exteriores, el señor Josep Borrell, que su perfil oficial de la plataforma Twitter afirmaba: “Los hechos ocurridos hace 500 años no pueden juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas".


Comentario de Josep Borrell en su cuenta oficial como Ministro de Exteriores de España en la plataforma Twitter.

No sólo fue el señor Borrell, sino buena parte de la prensa y los políticos españoles, y varios escritores de renombre, como Mario Vargas Llosa o Pérez-Reverte.


Por primera vez, coincido plenamente con el escritor Pérez Reverte, que, en respuesta a esta misiva, llamó "estúpido" a Obrador. La misma carta ya resulta ilógica, pero analicémosla.


En el siglo XVI no existía ni México ni España tal y como los concebimos en la actualidad


El primer error que salta a la vista es que a inicios del siglo XVI no existía México. Lo que había era un conjunto de pueblos, naciones, lenguas y civilizaciones enormemente variadas y plurales, que abarcaban desde los pueblos cazadores-recolectores del Norte, hasta las complejas culturas del valle de México, y entre los que se encontraba el conocido como "Imperio Azteca", que en realidad era una alianza de tres ciudades: Tenochtitlán, Texcoco y Tlacopán, así como el Imperio Tarasco, los Chichimecas, los pueblos mayas del Yucatán, y un largo etcétera.


Guerreros tlaxcaltecas luchando junto a españoles. Lienzo de Tlaxcala, siglo XVI. Autor anónimo.

Tampoco existía España. Lo que hoy llamamos "España" era por aquel entonces una unión de reinos, resultante del matrimonio de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, pero que no estaban unificados ni a nivel jurídico ni político.


En cuanto al rey, en ese momento era Carlos de Habsburgo, no era “rey de España”, sino “rey de Alemania, de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Sevilla, de Mallorca, de Cerdeña, etcétera”.


Ahora, veamos algunos datos acerca del proceso de conquista.


Hernán Cortés, en sus mejores momentos, no contó con más de mil hombres. Mil hombres, frente a un Imperio que podía movilizar a decenas de miles de combatientes; mil hombres en una tierra desconocida, y sin posibilidad de recibir abastecimientos.


Hernán Cortés, en sus mejores momentos, no contó con más de mil hombres. Mil hombres, frente a un Imperio que podía movilizar a decenas de miles de combatientes;Muchos pueblos oprimidos por los aztecas, como los totonacas, los tlaxcaltecas o los chalcaltecas vieron a los españoles como unos posibles aliados frente a sus acérrimos enemigos: los aztecas, y por eso colaboraron con ellos.

Muchos pueblos oprimidos por los aztecas, como los totonacas, los tlaxcaltecas o los chalcaltecas vieron a los españoles como unos posibles aliados frente a sus acérrimos enemigos: los aztecas, y por eso colaboraron con ellos. Cortés jamás podría haber tomado Tenochtitlan sin la inestimable ayuda de todos estos pueblos.

Tras la conquista, los españoles suplantaron en gran medida las bases del dominio azteca e imponiendo un sistema de castas que relegaba a los indios a ser la base social. Las élites indígenas sufrieron un proceso de hispanización hasta cierta medida voluntaria, a través de los colegios y universidades fundadas por las órdenes religiosas. Los indios, aun siendo la base social, tenían derechos, y podían hacer uso de ellos, tal y como lo demuestran los numerosos documentos judiciales, que a día de hoy son una fuente de primer orden para los historiadores y los etno-historiadores.

La conquista española fue, sin lugar a dudas, traumática para muchos de estos pueblos. El avance español fue violento y cruel, pero en ningún momento se llevó a cabo una eliminación sistemática de la población; prueba de ello es que, en el momento de la Independencia de México (tres siglos después de la conquista), el 70% de la población de Nueva España era india.


Veamos, ahora, el proceso de Independencia de México.


En 1810 estalló una rebelión campesina de enormes dimensiones en la ciudad de Dolores. Los indios venían sufriendo un proceso de pérdida de tierras y, liderados por el cura Hidalgo, se alzaron en armas; la respuesta de los blancos (criollos y peninsulares) fue dejar a un lado sus rencillas, y ahogar la rebelión en sangre. Uno de los que lideraron la represión, el general Iturbide, se convertiría en el primer presidente de México.


El proceso de Independencia fue, en gran medida, una suplantación del poder de los blancos españoles, por los blancos americanos, es decir, por los criollos, que siguieron conservando su dominio político, económico y social.



Ahora hagamos una reflexión sobre el propio Obrador.


El actual presiente de México, Andrés Manuel López Obrador (Tepetitán, Macuspana, Tabasco, México; 13 de noviembre de 1953). Reunión con Andrés Manuel López Obrador. 14 de agosto, 2017. Fuente: Wikipedia

Hace no mucho, este señor admitía en prensa que no había visto la película Roma (2018), de Alfonso Cuarón, película que muestra la división entre clases sociales en el México de la década de los 70: los indígenas, relegados a las tareas de más bajo nivel (la empleada de hogar) y los blancos en las clases más acomodadas. La protagonista, Yalitza Aparicio Martínez, sufrió burlas y mofas por parte de la prensa y de buena parte de la sociedad mexicana por ser india.


Fotograma de "Roma", de Alfonso Cuarón. La película muestra la división entre clases sociales en el México de la década de los 70: los indígenas, relegados a las tareas de más bajo nivel (la empleada de hogar) y los blancos en las clases más acomodadas. La protagonista, Yalitza Aparicio Martínez, sufrió burlas y mofas por parte de la prensa y de buena parte de la sociedad mexicana por ser india.

El propio Obrador es blanco, es criollo; es decir: descendiente de españoles; representante de una élite blanca que se perpetúa en el poder; viste con traje y corbata, y habla un perfecto español. No dice nada del reparto de tierras, no dice nada de devolver las tierras a los indios; no esos míticos de hace 500 años, sino los que aún hoy en día siguen viendo como señores blancos les expropian.


Y es que, como diría Mario Vargas-Llosa durante la Inauguración del Congreso de la Lengua de Córdoba (Argentina) el señor Obrador debería haberse enviado la carta a él mismo.


“¿Cómo es posible que, tras doscientos años de Independencia, México tiene tantos millones de indios pobres, marginados y explotados?” - Vargas Llosa

Las palabras de Obrador no son solo falsas: son perniciosas. Poniendo a los españoles como los “malos de la película”, echa balones fuera de sus propias responsabilidades.


México es un país de terratenientes; bien lo sabían aquellos que se alzaron en 1910 bajo el grito de "tierra y libertad", bien lo sabe este país que ha sufrido tantas dictaduras militares de señores blancos, que antes de ver peligrar sus privilegios prefieren manchar sus sables con cuanta sangre indígena sea necesaria. Bien lo saben los cientos de activistas que aún hoy son asesinados por defender los derechos a la tierra y a la libertad.


Un grupo de guerrilleros ARCHIVO CASSASOLA. Fuente: Publico.es. https://www.eldiario.es/internacional/Pancho-Villa-contado-Revolucion-Mexicana_0_837466835.html
Culpar a España de la masacre de los indios es un recurso sencillo.

Culpar a España de la masacre de los indios es un recurso sencillo. Es un recurso barato que se utiliza a lo largo y ancho de América: en la ciudad de Los Ángeles (EEUU, antiguo virreinato de Nueva España), el pasado noviembre se eliminó la estatua de Cristóbal Colón, navegante que jamás se acercaría a las costas de lo que hoy es EEUU, mientras, John Frémont, uno de los padres del Estado Californiano (arrancado a México tras la invasión estadounidense de 1847) y autor de las masacres de los nativos californianos, aún cuenta con escuelas, avenidas, calles y bibliotecas con su nombre.


De nuevo, citando a Vargas-Llosa, espero que cuando el señor Obrador termine su mandato, concluya el racismo institucional que sufren los pueblos nativos, que se establezca el derecho de auto-determinación de estos pueblos, y que sus condiciones de vida, de salud y de educación hayan mejorado significativamente.



No, señor presidente. Debería ser usted el que pidiese disculpas por sus palabras.


Alberto Moreno Bustos

Licenciado en Historia por la Universidad Complutense

y Máster del Profesorado

Fuentes utilizadas


Fuentes periodísticas:


- Europa Press (26/03/2019) Borrell reitera el rechazo "firme" del Gobierno a las peticiones de López Obrador.

https://www.eldiario.es/politica/Borrell-Gobierno-peticiones-Lopez-Obrador_0_881912266.html


- Vargas Llosa (27/03/2019): “López Obrador tendría que haberse enviado la carta a sí mismo”. El País.

https://www.youtube.com/watch?v=6AoImD9dJtM


- María Elvira Roca Barea (9 de enero, 2019). El indio Gerónimo hablaba español. Diario El País. https://elpais.com/cultura/2019/01/08/actualidad/1546958387_643634.html?fbclid=IwAR1llBqoNfdxpBx7GMa3KWcKXY_ehvhzkRQOfspIwnYhyyLfgI7kDyqDlfk

- Pamela Ávila (9 de noviembre, 2018). Downtown L.A.’s Christopher Columbus Statue Is Being Removed for Good. Los Angeles Magazine. https://www.lamag.com/citythinkblog/los-angeles-columbus-statue/


- (1/03/2019). Yalitza Aparicio pide detener el racismo en su contra. Caracol Radio. https://caracol.com.co/radio/2019/03/01/tendencias/1551467956_268259.html



Fuentes bibliográficas:


- John Lynch (2014). Las revoluciones hispanoamericanas. 1808-1826. Ed. Ariel (Madrid, España)


- Carlos Malamud (2016). Historia de América. Alianza Editorial (Madrid, España)


- Luis Navarro García (2010). La independencia de Hispanoamérica, un proceso singular. Revista temas americanistas, nº 25.


- Angélica Baena Ramírez. De vencidos y vencedores. La perspectiva indígena de la Conquista de México. En Desperta Ferro nº 12 octubre-noviembre 2014.


- Portilla, Miguel León. Aztecas-Mexicas, desarrollo de una civilización originaria. (2005) Algaba Ediciones, Madrid.


- José Luis de Rojas (1988) México Tenochtitlan: economía y sociedad en el siglo XVI. Editorial Fondo de Cultura Económica. Madrid.

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.