• Trinchera Cultural

Rey Lear. Teatro Fernán Gómez

Lugar: Teatro Fernán Gómez

Texto: William Shakespeare

Dirección: Ricardo Iniesta

Hasta 1 de marzo

Imagen Atalaya Teatro (Teatro Fernán Gomez)

Maravillosa versión de Atalaya Teatro, creada en 1984 y desde sus comienzos especializada en hacer que los clásicos fueran accesibles al gran público.

El rey Lear (King Lear) es una de las principales tragedias de Shakespeare. Comenzó su redacción en el año 1603.

Shakespeare amplía y transforma la trama de este cuento popular de la historia antigua de Inglaterra del siglo XII, infundiéndole una visión personal y plasmando la de Gloucester y sus hijos. Con 6 premios del teatro andaluz, Premios Lorca y espectáculo más nominado a los premios Max 2019.


Se puede considerar como una de las obras mejor construidas de Shakespeare desde el punto de vista de la acción y del desarrollo de caracteres, amén de perfección técnica, intensidad dramática y profundidad humana de los personajes. Dividida en 5 actos, está escrita en verso; como sucede con los textos teatrales, el de Rey Lear ha sufrido modificaciones a lo largo del tiempo: son muchas las representaciones de esta obra simplemente en nuestro país y cada una de ellas ofrece su particular montaje y escenografía.

La que estos días ofrece el Teatro Fernán Gómez incorpora al espectador con facilidad en “el universo shakesperiano” gracias a una meditada conjunción con el texto de las luces, potentes coros y cambios de escenario realizados por los propios actores, utilizando un elemento modular versátil.

Varios son los temas que se dan en la obra: el odio entre hermanos, la fidelidad, la inocencia, la falsedad, la ambición… Aparecen enlazados en dos relatos:


- Protagonizado por el rey Lear, ya anciano, decide dividir su trono entre sus tres hijas, Reagan, Gonerill y Cordelia. A cambio les solicita que expresen el mucho amor que le profesan. Cordelia, la única sincera, pierde su tercio de reino y además el cariño del padre.

- Edmund, hijo bastardo del conde de Gloucester, prepara una trampa para que su hermano Edgar caiga en desgracia y sea desterrado, quedándose así aquel con todas las posesiones.


Estas dos historias convergen en un drama humano de valor universal.


Son múltiples las preguntas que sugiere el texto del Rey Lear y han sido muchas las respuestas que históricamente se han dado. Más allá de la influencia de los clásicos en el autor, en esta obra cabe reflexionar sobre el panorama desolador en la Inglaterra de su tiempo para escribir una obra tan demoledora sobre la condición humana.

La ambición, avaricia, el poder, los celos, la traición, la crueldad y el engaño se imponen a la bondad, el amor, la fidelidad y la inocencia. El ser humano queda envuelto en pasiones que parece no controlar

Ante ello, enloquecen realmente (como Lear, que no pudo aceptar sus erróneas decisiones) o de forma ficticia para sobrevivir (caso de Edgar).


Cabe destacar la excepcional interpretación de Carmen Gallardo, cofundadora de Atalaya en 1983, en el papel del viejo Lear. Un guiño a la ausencia de mujeres en el teatro de la época.

Locura y ceguera… “Tiempos extraños estos en los que los locos guían a los ciegos” le dice Gloucester a Edgar. Pero no todas las cegueras, como la de Gloucester, son cruelmente provocadas.

La peor ceguera es la de no reconocer las intenciones de los que están ante nuestros ojos; es la ceguera de la razón cuando la cubre la venda de la adulación.


Todo se acaba convirtiendo en un terremoto emocional de pasiones extremas y desatadas en las que a los humanos les une su condición sustancial despojada de adornos superficiales.

En esta tormentosa confusión el bufón nos aparece como oráculo, conciencia e información al advertirnos de lo que puede pasar.

La propia Naturaleza, con sus fuerzas incontroladas en forma de truenos y rayos, acompaña la deriva de los personajes.


Shakespeare crea las grandes tipologías humanas; por ello resulta intemporal y el espectador ha de animarse a buscar situaciones similares en el mundo en que vivimos.


Este mundo en el que las familias adineradas disputan por las herencias; en el que acudimos ciegamente a las urnas cuando nos convocan sin preguntarnos qué tipo de locura nos espera, en el que la adulación permite medrar y la traición se enseñorea frente a los valores de fidelidad.


También ahora la Naturaleza empieza a mostrar su desacuerdo y se revuelve provocando catástrofes.


¡Ojo! Shakespeare sigue vivo.



Marisol Salazar E-A


Dirección y Dramaturgia: Ricardo Iniesta

Reparto:

Lear: Carmen Gallardo

Kent : Joaquín Galán

Regan: María Sanz

Gloucester: Raúl Vera

Cordelia: Elena Aliaga

Goneril: Silvia Garzón

Bufón: Lidia Mauduit

Edgar: José Ángel Moreno

Edmund: Javi Domínguez

Oswald: Elena Aliaga

Albany: Raúl Vera

Corwnall: Joaquín Galán

Rey de Francia: José Ángel Moreno


Espacio Escénico: Ricardo Iniesta

Composición Musical: Luis Navarro

224 vistas
LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.