• solegoaguirre

Profesores en trinchera: RADICAL FICTION LEARNING

Actualizado: 21 de jul de 2019

UNA PROPUESTA INNOVADORA DE APRENDIZAJE: RFL (Radical Fiction Learning)
Interacción del RFL con el "Actio theatralis"

¿Aprendemos por acumulación? ¿Aprendemos por imitación? ¿Por repetición, por contraste…? ¿Cuáles son los mecanismos del aprendizaje? ¿Qué grado de influencia tienen la razón, la voluntad, la emoción, la motivación?


Conviene que el lector/a inteligente esté muy atento a esta exposición, de forma que no pierda la perspectiva de lo que a continuación va a descubrir.

Trinchera cultural no es una página meramente informativa. O por lo menos consideramos que entre la selección de contenidos culturales con breve reseña y la introducción de opiniones, reflexiones y valoraciones se encuentra la intención formativa a la que nos debemos.


Pretendemos que se aprenda desde los nuevos procedimientos que la Psicología del Aprendizaje, la Neuroeducación y la Didáctica contemporánea nos ofrecen. Y queremos que desde el propio diseño de nuestra web se intuya la práctica del RADICAL FICTION LEARNING (RFL).


Basándonos en estudios realizados por expertos en diferentes procesos de aprendizaje, como los publicados en 2016 por ANTOINE B. COREAUX (que en su trabajo “L´intention d´apprendre” relata la relación entre motivación, voluntad y aprendizaje) o en los resultados obtenidos en la investigación del Departamento de Psicología de la University College London (UCL) sobre Psicología Organizacional y su aplicación al grupo clase, una vez conjugado todo ello con las propuestas más recientes de Aprendizaje servicio, Aprendizaje colaborativo y técnicas de "Escape room" aplicadas al aula, queremos incorporar este nuevo concepto del RFL.


Nuestra propuesta es radical desde sus diferentes acepciones:


1. Entendido como “raíz” pretende conjugar los aspectos racionales y emocionales en los procesos del conocimiento. Como ya defendía el profesor UDO VON ASCHE en su obra Gefühl, Reaktion und Denken (2016), no se deben separar los componentes ligados al sentimiento de los relacionados con el discurso cerebral cuando se pretende indagar en los mecanismos del aprendizaje.


La identificación emocional con el objeto de conocimiento implica:


- El previo despertar de la curiosidad, el curiosity arouse del que hablaba W.PLENNING (2009).

- La representación de dicho objeto en forma de imagen tanto figurativa como abstracta o directa (caso de la acción dramática).


Si conseguimos crear un sentimiento proactivo, el cerebro se posicionará de forma reactiva en actitud de “alerta”.

2. Radical entendido también como fundamental y contundente. En este sentido si hemos conseguido el curiosity arouse e inmediatamente hemos generado

“l´immagine dell´ oggetto della conoscenza” que de forma precisa describió ETTORE FRIGO (2006), podemos entonces iniciar el proceso del que nuestra página, a través de sus diferentes entradas, pretende formar parte:


  • Despertamos la curiosidad desde el contacto con el alumnado en el aula mediante sencillos reclamos informativos o a través de preguntas creadoras de un inicial impacto emocional (el motus impulsum del que hablaba la filosofía clásica). Dicho impacto puede asimismo fomentarse en las primeras entradas o informaciones de la página web.

  • Si hemos de fijarnos en referentes de calidad, los estudios realizados en la Facultad de Educación de la Universidad de Oulu (Finlandia) por el equipo de investigación dirigido por el profesor AKI OSSI TORNBERG apuntan a la enorme importancia del Start Doubting en el arranque de los aprendizajes.

Efectivamente, la duda está en el fundamento del conocimiento riguroso y hemos de inocularla en los centros de estudio.

Lo haremos desmontando afirmaciones tomadas como ciertas (incluso las que aparecen en este texto); introduciendo elementos distorsionadores en los aprendizajes adquiridos mecánicamente; aportando informaciones, reflexiones y puntos de vista que desestabilicen la zona de confort de nuestro auditorio.


Si a partir de estas estrategias eliminamos la tendencia al dogmatismo, la duda se habrá convertido en un pilar sólido para abordar el siguiente escenario.


3. En la Escuela de Educación de la Trent University de Ontario (Canadá), la profesora M. INTI KACHIZAR desarrolla desde hace años un programa que hemos adaptado a diferentes contextos con el objetivo de abordar el Whole cognitive experience. Se trata de encontrar actividades que impliquen experiencias cognitivas completas.


Sin duda el teatro es una de ellas. La magia puede dispararse con el simple hecho de anunciar una próxima salida para asistir a una representación teatral. Comenzamos provocando la curiosidad por la obra, explicando el desarrollo de la misma y su contexto y presentando los valores que en ella se promueven. Invitamos a que completen la información sobre el autor o autora, el elenco que la constituye y dirección de la misma.


Les recordamos que la experiencia teatral conjuga texto, discurso oral, música, luz, escenografía… etc. A partir de ahí no hay más que aprovecharse del Prodesse et delectare del que HORACIO hablaba en su Poética. Previamente, y como bien argumenta NICOLA DI PODIO en su libro Liturgia e spettacolo (2014) hay que transmitir el “protocolo” del espectador teatral. El teatro tiene una liturgia que hay que valorar y respetar: se entra a la hora indicada y no se abandona la sala hasta que termina; no se come (como en el cine), se reprime todo lo que suponga ruido y se ponen en alerta los cinco sentidos para no perder los ingredientes del Whole cognitive experience.


Esta contención se disipa al final, si la obra lo merece, con el estallido de aplausos, sentados o de pie, incluso con los ¡bravo! de turno.

Por todo ello, es importante tanto la selección del texto como la del espacio escénico y del propio grupo de espectadores. El desarrollo de una actividad vinculada al teatro exige alguien que dinamice y organice. Debe de ser una persona emocionalmente involucrada con el proyecto, que no escatime esfuerzos en la preparación de la actividad y que sepa obtener rendimiento a toda la circunstancia de aprendizaje que genera la experiencia teatral.


Dijimos al principio que como guía pedagógica aportamos el RFL; hemos justificado suficientemente el término radical. Habrá que hacer lo propio con el término Fiction.


Entendemos la vida como una representación. Como educadores representamos constantemente un papel en el aula: nos toca enfadarnos, alegrarnos, reñir, alabar, animar… En el fondo intentamos hacer presentes personajes, situaciones que están ausentes. Imaginamos realidades para hacer comprensibles problemas de Física o Matemáticas; nos convertimos, si es preciso, en Don Quijote, Napoleón o Helena de Troya.


El mundo del teatro es una ficción en la que se representa la vida y que nos representa.

Los contenidos fluyen desde ese mundo de ficción hasta nuestra capacidad de aprender gracias al ambiente mágico que rodea a la dramatización. Solo nos quedará la reflexión posterior en el aula sobre la totalidad del proceso.


Todo es una ficción. Este mismo escrito puede serlo. Pero bien entendido, debe situarnos en el punto central de nuestro trabajo, más allá de modas pasajeras sobre las terminologías pedagógicas o en las estrategias de aprendizaje.

Contra el ruido informativo que todo esto provoca, el afán de “figurar” mediante la invención de nuevos términos didácticos, escribió ERAKLEAS KAKODEMOS cuando en su libro Solo se trata de enseñar (2017) reivindicaba la pasión por la acción docente que equilibra instrucción y educación.


Después de estas brillantes reflexiones nos queda poner punto… ¿Y final? Pondremos puntos suspensivos a la ilusión, a disfrutar los logros conseguidos, las charlas y emociones compartidas con el alumnado inmediatamente después de salir de la sala de teatro…


¿Qué conclusiones deberá extraer el lector? Si ha dado credibilidad a todo lo anterior será por dos razones: o es usted demasiado joven o no ha prestado suficiente atención. Se trata de un espejismo. Este artículo no es lo que parece; o lo será para quien esté habituado al uso de la ironía y del humor (como cortesía de la desesperación). Vivimos malos tiempos para la enseñanza y creemos fervientemente que el humor es un procedimiento de aproximación a la realidad. Ríase, pues con nosotros.


Basta ya de pedagogías enlatadas, de referencias a obras o autores inconsistentes, de pseudoconstrucciones intelectuales que nos recuerdan los bíblicos sepulcros blanqueados (recientemente, un profesor de una pequeña y prestigiosa universidad peninsular introducía una nueva técnica de aprendizaje NARRATE TALES” – o similar la llama, es decir, contar cuentos, suponemos que el primero que cuente será su propia propuesta).


Para rematar el humor, los poderes públicos apuestan por todo este tipo de “actividades didácticas pladur”, con brillante envoltorio y llamativa presentación … pero huecas por dentro. Malos tiempos…


Va siendo hora de situar en el lugar que les corresponde a los verdaderos protagonistas del proceso de enseñanza- aprendizaje: ALUMNADO Y DOCENTES; y de creer que es esta relación la que hay que trabajar.


Relación entre personas, adultos y jóvenes animados por un mismo propósito: crecer como seres humanos aprovechando lo que la CULTURA nos ofrece.


ERAKLEAS KAKODEMOS y M. INTI KACHIZAR (autores)


Nota: hemos decidido no incorporar bibliografía alguna ni referencias, no vaya a ser que alguien quiera comprobarlas.


No olvide el sentido del humor.



Manda tus artículos a la siguiente dirección: contacto@trincheracultural.com, indicando en el asunto "Profesores en Trinchera".

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.