• Trinchera Cultural

Privacidad en la red: vigilancia masiva. Trinchera STEM!

Actualizado: 25 de feb de 2019



El pasado viernes 7 de diciembre Bruselas lanzaba una severa advertencia a la UE: debía tener preocupación y miedo por las empresas tecnológicas chinas como el gigante Huawei [1], las cuales podrían estar incurriendo en delitos de espionaje cibernético mediante el uso de brechas de seguridad implementadas intencionalmente en sus productos.

Puertas traseras o backdoors


Estas brechas de seguridad se conocen comúnmente como backdoors o "puertas traseras". En términos generales, las puertas traseras son trozos de código que permiten acceder remotamente a nuestros dispositivos sin que nos percatemos de ello. Dicho así, podrían no entrañar ningún tipo de amenaza; en muchas ocasiones son utilizados para tareas de mantenimiento y/o actualizaciones. El problema viene cuando se hace un uso ilegítimo o malicioso de estos mecanismos, y que sea utilizado por gobiernos, empresas, o cualquier persona no autorizada con diversos propósitos de dudosa legalidad.


Las puertas traseras son trozos de código que permiten acceder remotamente a nuestros dispositivos sin que nos percatemos de ello.

La recopilación de datos a través de puertas traseras es una rotunda violación de nuestro derecho a la privacidad. Y es cuando surgen dilemas morales propios de una distopía: la (supuesta) seguridad a costa de la privacidad de los ciudadanos. ¿Debería lucharse contra la pederastia, el fraude o el terrorismo a través de la violación de nuestros derechos?

La polémica: el caso Snowden


El tema de la privacidad en la informática nunca ha estado exento de polémica. Los últimos años han sido especialmente convulsos, coincidiendo con el auge de las tecnologías móviles y del uso de internet. Muy sonado fue el caso de Edward Snowden, ex-empleado de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA). El joven informático trabajaba allí como analista de datos y fue entonces cuando pudo constatar que la NSA solicitaba a la compañía de telecomunicaciones Verizon reportes diarios sobre la actividad de sus clientes, es decir, de sus ciudadanos. Se contaban por millones. La excusa: combatir el terrorismo.


Edward Snowden
"Revelar que se está cometiendo un delito no es un delito, sino obligación de todo ciudadano. Es paradójico". - Edward Snowden.

Por desvelar que los Estados Unidos dispone de programas informáticos que espían de forma masiva a dirigentes y ciudadanos de todo el mundo, Snowden se convirtió en uno de los ciudadanos más buscados del mundo. Se vio obligado a escapar de EE.UU. y pidió asilo temporal en Rusia, que se lo concedió en agosto de 2013.


"Argumentar que no te importa el derecho a la privacidad porque no tienes nada que esconder es como decir que no te importa la libertad de expresión porque no tienes nada que decir." - Edward Snowden.

El caso Snowden obtuvo una enorme repercusión mediática. Desde Trinchera recomendamos la película-documental Citizen Four (Laura Poitras, 2014) que obtuvo, entre otros múltiples premios y nominaciones, el premio Oscar el mejor documental. Asimismo, en 2016 se estrenó la película Snowden, dirigida por Oliver Stone.



Richard Stallman: activista defensor de la privacidad


Richard Stallman en una conferencia (fuente de la fotografía: https://elpais.com/tag/richard_stallman/a)

Richard Stallman (1953, Nueva York) es un informático estadounidense famoso por su incansable activismo en pro del software libre (movimiento que él fundó), la privacidad y otras causas sociales. Trabajó en el departamento de Inteligencia Artificial del MIT (Massachusetts Institute of Technology), trabajo al cual renunciaría para fundar el Proyecto GNU y tras él, la Fundación del Software Libre.


Si algo caracteriza a Stallman es su carisma y su cercanía al público. En sus múltiples charlas a lo largo del mundo (habla inglés, castellano y francés con fluidez) realiza una labor divulgativa de valor incalculable. Sus conferencias son muy amenas, fáciles de comprender y terriblemente divertidas.


"La democracia necesita a héroes como Snowden." - Richard Stallman.

Hace unos días publicamos un artículo sobre el Software Libre en el que realizábamos una introducción a este movimiento, señalando que su consigna principal era "libre, de libertad, no de gratuidad". Así pues, enlazando con el tema que nos ocupa, la privacidad de la información, sabemos que un programa catalogado como software libre tiene su código a disposición de los usuarios para ejecutarlo, estudiarlo, distribuir copias y distribuir versiones modificadas y mejoradas (las 4 libertades esenciales del software libre). Si esto es así, en todo programa no privativo es posible para el usuario comprobar qué es lo que está ejecutando accediendo al código fuente. De esta manera, la existencia de una puerta trasera o backdoor, si las hubiera, sería algo que quedaría expuesto ante cualquier análisis por parte del usuario. Esto, por el contrario, no ocurre con el software privativo. Y es en este punto donde reside el CONCEPTO DE LIBERTAD.

Si no he hecho nada malo, ¿Qué tengo que ocultar?


Si algo tienen en común Stallman y Snowden es que ambos podrían haber escogido un camino acomodado; dos personas con gran proyección profesional que decidieron no quedarse callados ante lo que consideran injusto.


La vigilancia masiva es una violación de los derechos humanos. "La vigilancia masiva es ilegal según las leyes internacionales de derechos humanos. Por tanto, los países deben trasladarlo a sus legislaciones para que se garanticen nuestros derechos y que solo un juez pueda autorizar que se intervengan nuestras comunicaciones." (Amnistía Internacional).


Amnistía Internacional es una organización mundial que vela por el cumplimiento de los Derechos Humanos. En su página web, expone que no hay pruebas de que la vigilancia masiva sea eficaz para luchar, por ejemplo, contra el terrorismo.


En nombre de la seguridad y de la lucha contra el terrorismo, los políticos nos dicen que necesitan más poderes para investigar y prevenir atentados. Esta vigilancia indiscriminada simplemente nos convierte a todos en presuntos delincuentes y a nuestras actividades en sospechosas, pero no existen pruebas de que la vigilancia masiva sea realmente efectiva. - Amnistía Internacional.

Hay personas que dicen: "si no has hecho nada malo, no tienes nada que ocultar". Sin embargo, la pregunta debería ser: "si no he hecho nada malo, ¿por qué se está violando mi intimidad?". Con la excusa de la seguridad, se podrían utilizar esos datos privados para atacar a periodistas, perseguir a activistas, crear perfiles para discriminar a minorías y acabar con la libertad de expresión.  - Amnistía Internacional.

“Quienes están mirando estos datos están buscando criminales. Tú podrías ser la persona más inocente del mundo, pero si alguien programado para buscar patrones de criminalidad mira tus datos, no van a encontrarte a ti, van a encontrar a un criminal”. Edward Snowden.

¿A qué nos recuerda esto? Distopías


No es la primera vez que en Trinchera Cultural hablamos de escenarios futuros que muestran el resultado de una sociedad sometida a programas de vigilancia masiva. Una distopía es un escenario en el que el bienestar social se ve gravemente amenazado o incluso sometido a una fuerte represión. Para identificar una distopía, podemos analizar si se dan los siguientes 5 puntos:



El tercer punto, el de la vigilancia masiva, corresponde a una de las características clave de este tipo de escenarios.


Las distopías son un tema recurrente en la literatura y el teatro. Hablamos de ello en nuestro artículo "distopías narrativas y teatrales", y también en "El cuento de la criada, de Margaret Atwood".

Conclusiones


La vigilancia masiva es un hecho y no nos es ajeno. Es nuestro deber comprenderlo y facilitar su comprensión a los demás, ser conscientes de cuáles son las repercusiones que ésta puede tener sobre nuestra sociedad así como de que supone una clara violación de nuestros derechos humanos. Existe un único supuesto en el que la vigilancia puede ser legal y debe ser siempre cuando se da de manera selectiva y con claros indicios de conducta delictiva, siempre y cuando esté autorizada por una orden judicial.


De los programas de vigilancia masiva se extraen datos que son almacenados en grandes computadoras donde son analizados y procesados mediante técnicas de inteligencia artificial, pudiéndose sacar múltiples conclusiones sobre ellos, que nada tengan que ver con delitos: inclinaciones políticas, sexuales y religiosas, por ejemplo; patrones de localización, relaciones sociales...


Es una violación grave de nuestro derecho a la intimidad. También limita la libertad de expresión, pues las personas estarán menos dispuestas a comunicarse libremente si saben que se las está vigilando. - Amnistía Internacional.

Hasta pronto,

Trinchera Cultural.

FUENTES:


[1] "Bruselas asegura que la UE «debe tener miedo» de empresas chinas como Huawei". ABC Internacional. 7 de diciembre de 2018.

URL: bit.ly/2QVbMOI


"Vigilancia masiva". Amnistía Internacional.

URL: bit.ly/2ChoHm8


"Cronología del 'caso Snowden', el joven que reveló el espionaje masivo de Estados Unidos". 20 Minutos. 7 de julio de 2013. URL: bit.ly/2DKSnu2


"Snowden sobre Snowden: Así reaccionó el exempleado de la CIA cuando vio la película sobre él". RT en español. 12 de septiembre de 2016.

URL: bit.ly/2rAwwx0


"Entrevista completa a Edward Snowden en El Objetivo (versión extendida en VO)". La Sexta, programa El Objetivo.

URL: bit.ly/2QVtNMH


"Richard Stallman". Free Software Foundation.

URL: www.fsf.org/about/staff-and-board

0 vistas
LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.