• Trinchera Cultural

No hay planeta B



En el corazón del mayor desierto del planeta se pueden encontrar algunas de las pinturas rupestres más curiosas e interesantes; el yacimiento de Tassili n’Ajjer, en pleno Sahara argelino, muestra escenas de pastoreo y caza. Todo esto fue antes de que el apacible clima de sabana fuese dando paso al desierto; sólo las pinturas quedaron como mudo recuerdo de un tiempo fértil.




Puede que sea necesario poner este ejemplo palpable para darnos cuenta de la amenaza que se yergue sobre nosotros.

La actividad humana está generando la mayor catástrofe climática y medioambiental de la Historia.

Según Europa Press, “Un nuevo informe de la ONU presentado este miércoles en Nairobi (Kenia), donde se celebra estos días la IV Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, urge a tomar medidas para frenar y reparar los graves daños causados al medio ambiente por el cambio climático, para que las vidas humanas no se vean amenazadas”.


Todo esto no es nuevo; por desgracia, nos hemos acostumbrado a recibir malas noticias sobre el clima: los expertos llevan avisando demasiado tiempo de ello, sin que la sociedad ni los políticos parezcan darse por aludidos.

Cualquiera puede observar, sin acudir a los informes, que cada año hace más calor, cada año la nieve en la sierra dura menos, las lluvias son cada vez más escasas, y cada vez quedan menos insectos.

Sin embargo, quienes sí parece que se han dado cuenta, son las nuevas generaciones.



Esas que heredarán el planeta, o lo que quede de él, y que no se resignan a observar cómo lo seguimos destruyendo.

El pasado diciembre, en la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, otra cumbre que terminó en fracaso, una joven estudiante sueca, Greta Thunberg, pronunció un discurso que pronto se volvió viral. En poco tiempo se ha formado un movimiento denominado “Fridays for future”, que rápidamente se ha expandido a lo largo y ancho del planeta.




Los adolescentes no se dirigen ya a los adultos para que los salven, ni esperan de ellos que tomen la iniciativa; son ellos los que, en el día de hoy, le han dado una verdadera lección a la Humanidad.

Según varios medios (La Repubblica, New York Times y Le Monde) esta huelga ha sido secundada en más de 123 países, con manifestaciones en más de 2050 ciudades a lo largo y ancho del planeta.


En Madrid, la convocatoria ha sido todo un éxito. Miles de estudiantes han secundado la huelga, y han acudido a la manifestación.



Una pancarta rezaba: “saltarse un pacto de cambio climático es peor que saltarse clase”. Allí, eran diferentes los mensajes que se podían leer: “si el planeta fuera un banco, ya lo habrían rescatado”, otra que decía “destruye el patriarcado, no el planeta…”

A las doce, la manifestación se puso en marcha hacia la Plaza de Cibeles, desde la que ha bajado a Neptuno y de allí al Congreso de los Diputados, lugar donde finalmente se disolvió.


"No hay PLANeta B", "ni un grado más, ni una especie menos", "no tenemos tiempo", “la revolución será ecologista o no será” eran algunas de las frases que se han coreado hoy, en un 15 de Marzo que ha hecho historia.


Los estudiantes de todo el mundo han dado una lección a los adultos, a una sociedad que no es consciente y que se muestra impasible ante la destrucción del planeta; las nuevas generaciones no se resigan a ser los testigos de la destrucción de la vida en la Tierra.

¿Podremos todos aprender, de una vez, la lección y comenzar a hacer los deberes?



Alberto Moreno

72 vistas
LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.