• Trinchera Cultural

Néstor Carmona "Palabras blancas en Dakar"


Tenemos el gran honor de presentaros a Néstor Carmona. Permitidnos que aquí no acudamos a pseudónimos. La veteranía es un grado. Y él es grande. Además, viene de la mano de Heraclio, colaborador de Trinchera con Arte.


"Néstor y yo nos conocemos desde hace 50 años. Compartimos algún viaje y muchas horas de pupitre. Su pasión por la poesía comenzó cuando acababa el aprendizaje colegial y nuestros caminos comenzaban a discurrir separados. Ahora, en época de reflexión y con tiempo de mirar atrás y adentro, nos hemos vuelto a encontrar”


Ha publicado varios libros de poesía; entre ellos Numerable ceniza (Pretextos. Valencia 1999) premio Gerardo Diego, Premio Nacional de Poesía “Concejalía de Cultura” de Cantabria y calificado por el poeta José Hierro, miembro y portavoz del jurado como “una obra estremecedora”. El poema que os presentamos pertenece a su último poemario, alguno de cuyos poemas son "de corte africano”: El canto de tu mano izquierda.


Le preguntamos lo que a todos los poetas… ¿Cuándo nace este gusto por la poesía”. Con él y en su planeta os dejamos.

"La poesía, con todas o con buena parte de sus letras, me invadió de golpe a los diecisiete años cuando cayó en mis manos la vieja antología de Castellet; y a ello siguió un aluvión de otras lecturas variadísimas ya imparable. Y al placer de leer poemas se sumó poco a poco el de articular palabras que sorprendieran a la mano que las escribía, versos palanca que te abrieran por dentro y por fuera.
Desde entonces albergo la idea de disponer, para mi suerte, de un planeta propio, de una herramienta insólita para decirme y sentir. La música y el pálpito y el vigor y la hondura que un simple verso puede suministrar, a mi entender, no admite parangón.
Supongo que es un lugar común no creer en poéticas. Aunque uno piense que tiene o ha tenido muchas voces dentro –algunas mudas todavía-, y sospeche cierta arquitectura intelectual en el proceso creativo, yo sólo acierto a concluir que, junto al estremecimiento y al poder indagatorio del poema, las palabras que haces tuyas, das por tuyas, más que construirlas, te construyen. (Nestor Carmona)

Palabras blancas en Dakar


Hablabas del vacío de los días,

de la seda de una sonrisa azabache,

y de nombres que estallan como olas de arena,

y hablabas de pupilas como pozos

allí donde el agua es piedra,

y, mientras, te acariciabas el pelo

mirándote nacer por dentro.


Hablabas de cómo arde el tiempo

bajo la luz del baobab,

y de cómo te observan las nubes respirar,

y de cómo (ndanka) el crujido (ndanka)

de tus sandalias (ndanka) sobre la tierra

despertó el ala de una garza,

y una música de miel se echó a volar sin dueño.


Hablabas del cobre de unos ojos como espejos,

de palabras como látigos de vaho bajo la voz negra del sol,

y de azules barcos rojos

escritos con una tiza de limón,

y de tu piel en Mbor,

y de la veloz, hermosísima indiferencia del cielo.


( Madrid, junio 2016)


Néstor Carmona

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.