• Trinchera Cultural

Los sueños truncados. Reseña de JM Ariño

Tengo entre mis manos María del Blau, la segunda novela de la escritora Rosa Boliart. En ella, la autora catalana nos acerca a través de la ficción al negro panorama de la guerra y de la posguerra española en una masía de Artesa de Segre.

Tal como reza el subtítulo –“La guerra le robó los sueños y la posguerra la inocencia”–, el relato se centra en la vida de la joven Blau, un nombre simbólico que, como afirma Moisés González en el prólogo, “no era un color al azar, sino la luminosidad de un cielo de esperanza tras el que se ocultaba la vida de luces y sombras de una de aquellas mujeres”.


Los ataques aéreos sobre Barcelona, capital de la República, en la primavera de 1938, por parte de los sublevados, obligan a muchas familias a huir hacia lugares más recónditos, alejados de los bombardeos sobre la gran ciudad. Blau, casi una niña, se ve obligada a emprender un camino incierto junto con su madre, Sofía, y un amigo de la familia, Marc. Después de un complicado viaje, se instalan en una masía leridana y, a pesar de la aparente tranquilidad, no es ni mucho menos un lugar idílico. Su vida durante esos meses del final de la guerra y del inicio de una oscura posguerra transcurrirá surcada de sobresaltos y llena de situaciones conflictivas e incluso trágicas.


Los últimos días de la guerra fueron muy duros en esa zona de Cataluña, cercana al macizo del Montsec. En ese rincón, aparentemente privilegiado, sufren los últimos coletazos de la contienda y las primeras muestras de represión indiscriminada por parte de los que se consideran vencedores. Y una de las víctimas de acosos, chantajes y situaciones violentas es la joven Blau, que se siente sola y desprotegida, y que intenta superar los momentos más difíciles agarrándose a la esperanza, de la mano de un amor sincero y fiel.


Rosa Boliart, después de la publicación de El camino de Greta, mejora en esta novela el pulso narrativo y regala al lector una visión profunda y muy bien documentada del lastre de la guerra en un aparentemente idílico rincón del Pirineo catalán. El ritmo del relato es ágil, los personajes están muy bien caracterizados y la brevedad de los capítulos permite una lectura prácticamente ininterrumpida y altamente satisfactoria.


Son muchos los aspectos a destacar en la novela: el crecimiento personal de Blau, la protagonista, y su entereza y madurez para afrontar las adversidades; la solidaridad de algunos vecinos del pueblo y de los habitantes de otras masías vecinas; el cansancio y la inanición de muchos soldados después de una feroz guerra fratricida, y el desahogo sexual de algunos militares, aprovechando su rango y su superioridad. Blau se convierte en una de las víctimas de esta cruel situación y es el espejo en el que se pueden mirar tantas mujeres violadas, maltratadas y agredidas, como la parte más débil de una madeja que se rompe y desintegra sin remedio.

Al margen de las ideologías, la lectura de María del Blau nos vuelve a abrir los ojos a unos hechos históricos cuya crudeza debe salir a la luz y debe ser contemplada con distanciamiento, con una óptica reflexiva y como algo que nunca más se debería repetir.

Porque no se trata de enterrar el pasado, sino de analizarlo desde el presente y valorar con sensatez y objetividad aquello que algunos aún intentan ocultar.


La novela de Rosa Boliart es una inteligente aportación a la llamada Memoria Histórica desde la ficción. Una ficción que, con la metáfora esperanzadora del color azul, encubre y desvela la cara más gris y deleznable de los comportamientos del ser humano en los momentos más conflictivos de una guerra que nadie ganó y que todos perdieron.

José María Ariño Colás

Doctor en Filología Hispánica

SOBRE LA AUTORA

Soy Rosa Boliart y nací en una pedanía de Tremp (Lleida), llamada Suterranya, en una masía preciosa. Ahora vivo cerca del mar, dejé atrás los inviernos opacos de niebla. Estudié Técnico Superior de Administración y finanzas, pero nunca abandoné mi afición por la lectura y la terapia que supone para mí la escritura. El mundo de los números es aburrido, pero el tener que cuadrarlos me ha servido para ajustar las historias que quiero contar.Colaboré en Radio Arboç en el programa Mundo Invisible durante el periodo (2007-2012).

De niña me gustaba escribir diarios con todo lo que mi mente imaginaba (acabé descubriendo que mi madre no era vidente).

No tengo autores ni obras preferidas. Voy cambiando de género y autor dependiendo del momento en el que me encuentro. Disfruto y aprendo incluso leyendo cuentos a los niños. Me aficioné a la lectura gracias a mi hermano mayor, un coleccionista y apasionado de los tebeos, mientras él trabajaba aprovechaba para tomarlos prestados, sin su consentimiento, de su estantería. Hubo una época en la que Mafalda y yo éramos íntimas. De los tebeos pasé a leer: Anna Karenina, León Tolstoi; Madame Bovary, Gustave Flaubert; Cumbres Borrascosas, Emily Brontë y todas las novelas de genero romántico que caían en mis manos. Pienso que por esa influencia escribo novela de entretenimiento romántica.

En 2019, animada por una amiga, decido autopublicar una historia real, ficcionándola. Mi primera novela El Camino de Greta: Tres amigas, el camino de Santiago y un desconocido. En 2021 vuelvo autopublicar y me presento a premios Amazon con la novela María del Blau: La guerra le robó los sueños y la posguerra la inocencia.

Pertenezco a un grupo de escritores solidarios, y escribimos antologías con fines benéficos. He participado con un relato en: Un salto en el recuerdo, antología en beneficio de la Fundación Alzheimer Cataluña. Femenino Plural, (relatos de mujeres y sobre mujeres) antología en beneficio de la asociación Clara de Campoamor. Los Hilos de la Vida, antología en beneficio de la Asociación de Familiares de enfermos de Alzheimer y otras demencias. Relatos para Ciro, antología en beneficio de Ciro Lemus, enfermo de talasemia.



196 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo