• Trinchera Cultural

Los dulces desgarros del amor (reseña literaria de José María Ariño)


Dicen que la vida está llena de paradojas. Y la experiencia nos demuestra que, en el complejo e intrincado campo de batalla del amor, las contradicciones son el alimento cotidiano de los que disfrutan de las delicias y satisfacciones del sexo.

Esto y mucho más podemos encontrar en los dos poemarios que acaba de publicar la joven escritora Tirupathamma Rakhi, nacida en India y criada en Cataluña. Con Átame a tu boca y Nunca soy yo la poeta nos regala unos versos en los que el amor se expresa en todas sus manifestaciones.


Un amor que va desde el delirio delicioso de sus primeros poemas, como en estos versos de Historia viciosa: “Y cuando me veas / te versaré con la punta / de la lengua en el capullo / de mi deseo”, hasta la pasión más visceral, expresada metafóricamente en el poema Tus desgarros: “Quiero quemarte / con mi fuego y herirte / con versos de veneno”.


Los poemas agrupados en Átame a tu boca se ajustan más al motivo de la búsqueda, la ausencia, el disfrute del placer efímero y la vertiente violenta de la pasión. En cambio, los de la publicación más reciente Nunca soy yo bucean más en los entresijos del amor y se recrean en las situaciones que generan o incrementan el deseo, como los Versos del confinamiento o los Rojizos tejados, fruto de un viaje de la autora a Marrakech.


De todos modos, es evidente un estrecho nexo de unión entre ambos poemarios, caracterizados por una evolución de la poeta hacia una poesía más cercana a la realidad y más profunda en sus sentimientos y emociones.

Además del contenido profundo y sugerente de los versos de Rakhi, hay que destacar otros aspectos formales y estilísticos como logros e innovaciones.

Tanto en un poemario como en otro, sorprende la división estrófica, sobre todo las de cuatro versos, y el predominio de la rima asonante, tan becqueriana. Pero lo que más llama la atención, es la presencia de metáforas y de otras figuras retóricas que potencian la expresividad, como la paronomasia y la aliteración. Expresiones metafóricas como “garganta de azafrán”, “una botella encriptada” o “heridas enamoradas” elevan la categoría literaria de unos poemas enriquecidos por juegos de palabras como “versos / que fueron vasos / de besos”, del poema Amar duele, o “Lamento ser piel / y no miel, en tu boca”, del poema Somnolienta consciencia.


Otros recursos literarios que enriquecen el aliento vital de los poemas son los frecuentes paralelismos y anáforas presentes en varias estrofas. Sirvan como botón de muestra la repetición recurrente del verbo “termíname” en el poema del mismo nombre, o el paralelismo de los primeros versos del poema Perla de tormentas, que realza y enfatiza las sugerentes interrogaciones retóricas: “¿Cuántas veces me llamarás amor? / ¿Cuántas veces habré escrito en nombre del amor? / ¿Cuántas veces habré dicho amor? / ¿Cuántas veces habré gritado en su nombre?”.


La palabra poética toma también el protagonismo en numerosos versos. Una palabra que se hermana con otros sentidos, como aliados en los entresijos secretos del amor.

Así en Estremecedora mirada advertimos: “Leerte es gozar con la mirada” o en el poema Atada: “Qué ganas de describirte / entre versos mojados / de extrañeza”. Los mismos títulos de algunos poemas nos sugieren la fuerza del lenguaje y su aliento vital: Recitando versos, Vocablos infectados, Grabando sonetos, Complacida palabra o Papel roto.


La poesía de Tirupathamma Rakhi invita al lector a deleitarse con esos versos henchidos de pasión y con un lenguaje simbólico y sugerente. Su lectura sosegada enriquece el abanico de sentimientos y potencia el caudal de emociones que lleva aparejadas el amor.


José María Ariño Colás

Doctor en Filología Hispánica

Tirupathamma Rakhi

Nacida en India (Hyderabad) el 16 de noviembre de 1993. Inició su andadura artística en septiembre de 2014 con su primer poemario Les relíquies daurades (Germania Editorial), de poesía en catalán y de carácter romántico. En 2016 publica Proezas: juego de azar (Editorial Caligrama), una oda a las estaciones, pensamientos y a los rincones más oscuros de uno mismo. Tres años más tarde, en 2019, publica su poemario erótico Átame a tu boca (Célebre Editorial), una obra particularmente atrevida y lírica. Tras el éxito de este, la editorial decide reeditarlo en 2020 en una versión ampliada, con una nueva imagen y un nuevo título: Nunca soy yo.


Escribió artículos mensuales en la revista digital La tortuga avui durante cuatro años. Y durante el confinamiento por la pandemia de la covid-19, la autora no paró las ganas de luchar por los sueños y comenzó a estudiar Filología Hispánica de manera autodidacta mientras trabaja como correctora estilística en Célebre Editorial.

78 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo