• Trinchera Cultural

La Fugitiva. Librería-café... y poesía

Actualizado: 3 de feb de 2019

Otra nueva entrega de reseñas de locales literarios de Madrid. Ahora toca visitar La Fugitiva, en el barrio de Lavapiés. El artículo viene a cargo, una vez más, de nuestro Mercader de Luz, Alberto Moreno.


Nota de Trinchera: En Trinchera Cultural no percibimos ningún tipo de compensación económica por recomendación. Sin embargo, somos conscientes de que lugares tan emblemáticos como estos no son conocidos entre la gente más joven.


¡Hasta la próxima!

CAPÍTULO 4.

LA FUGITIVA. LIBRERÍA-CAFE Y POESÍA

Web: https://es-es.facebook.com/LibreriaLaFugitiva

Correo electrónico: info@lafugitivalibros.com

Ubicación: Calle Santa Isabel 7, 28012. Madrid.

Metro más cercano: Antón Martín.


Situado en el céntrico barrio de Lavapiés, a pocos pasos del metro Antón Martín, esta librería nos ofrece casi todo lo que un amante de la cultura pudiese esperar. Es, antes que nada, una librería: en sus estanterías se pueden encontrar libros de narrativa, poesía, historia, teatro, etcétera, tanto nuevos como de segunda mano. Es también una cafetería; cuenta con una pequeña cocina donde preparan aperitivos, y es, sobre todo, un lugar de encuentro para la poesía y la narrativa.


Es, antes que nada, una librería: en sus estanterías se pueden encontrar libros de narrativa, poesía, historia, teatro, etcétera, tanto nuevos como de segunda mano.

Esta librería, nos cuenta uno de sus fundadores, no surge de manera independiente, surge junto a otras dos librerías que tenemos en Madrid, una es “Con Tarima, y la otra es “Sin Tarima”, una especializada en arte, y la otra especializada en narrativa. Esta librería surgió como apoyo a las otras dos, para mostrar otro lado del libro, que es más participativo, no ya solo porque tengamos eventos, sino porque al disponer de mesas y sillas la gente se pudiese sentar y echarles un vistazo, y compartir conversación.


Este local colabora con la cultura de Madrid simplemente por existir y mantener abiertas sus puertas. Las pequeñas librerías hoy luchan por mantenerse vivas, ya que están cerrando constantemente, quizás porque como pequeños reductos no pueden a veces competir con las grandes superficies y tampoco nos estamos adaptando bien a las nuevas tecnologías.


Hemos de reivindicar la figura insustituible del librero, imprescindible especialista y persona de confianza y conocido en los barrios, pues es quien pone a disposición de los vecinos los adecuados y la literatura precisa de una manera más personalizada.

En este pequeño espacio, los visitantes pueden sumergirse en la lectura, o bien pueden disfrutar de los múltiples eventos que tienen aquí lugar: desde presentaciones de libros, recitales poéticos, pasando por lecturas de microrrelatos y miniteatro. También se organizan aquí, de manera periódica, varias tertulias literarias.


En cuanto al espacio es acogedor; costa de una sola sala, con algunas mesas. No es, desde luego, un espacio donde puedan tener lugar encuentros multitudinarios, sin embargo, poco importa cuando atravesamos sus puertas.

Rodeados de libros y con varios cuadros en sus estanterías, este espacio invita a la intimidad. La zona de barra, situada un escalón por encima del resto del local, hace las funciones de escenario.


Sobre la carta, este local ofrece una amplia gama de bebidas, desde el café hasta una buena infusión. También ofrece vino y cerveza, para aquellos que necesiten una ayuda para la inspiración poética. También cuenta con una pequeña cocina, donde preparan entrantes salados, así como dulces, como tartas caseras y muffins. El precio es razonable, y no excede a los ofrecidos en los bares normales. Es también una cafetería; cuenta con una pequeña cocina donde preparan aperitivos, y es, sobre todo, un lugar de encuentro para la poesía y la narrativa.


Esta librería, nos cuenta uno de sus fundadores, no surge de manera independiente, surge junto a otras dos librerías que tenemos en Madrid, una es “Con Tarima”, y la otra es “Sin tarima”, una especializada en arte, y la otra especializada en narrativa. Esta librería surgió como apoyo a las otras dos, para mostrar otro lado del libro, que es más participativo, no ya solo porque tengamos eventos, sino porque al disponer de mesas y sillas la gente se pudiese sentar y echarles un vistazo, y compartir conversación.


Este local colabora con la cultura de Madrid simplemente por existir y mantener abiertas sus puertas.

Este local colabora con la cultura de Madrid simplemente por existir y mantener abiertas sus puertas. Las pequeñas librerías hoy luchan por mantenerse vivas, ya que están cerrando constantemente, quizás porque como pequeños reductos no pueden a veces competir con las grandes superficies y tampoco nos estamos adaptando bien a las nuevas tecnologías. Hemos de reivindicar la figura insustituible del librero, imprescindible especialista y persona de confianza y conocido en los barrios, pues es quien pone a disposición de los vecinos los adecuados y la literatura precisa de una manera más personalizada.



En este pequeño espacio, los visitantes pueden sumergirse en la lectura, o bien pueden disfrutar de los múltiples eventos que tienen aquí lugar: desde presentaciones de libros, recitales poéticos, pasando por lecturas de microrrelatos y miniteatro. También se organizan aquí, de manera periódica, varias tertulias literarias.


En cuanto al espacio: es acogedor; costa de una sola sala, con algunas mesas. No es, desde luego, un espacio donde puedan tener lugar encuentros multitudinarios, sin embargo, poco importa cuando atravesamos sus puertas. Rodeados de libros y con varios cuadros en sus estanterías, este espacio invita a la intimidad. La zona de barra, situada un escalón por encima del resto del local, hace las funciones de escenario.

Sobre la carta, este local ofrece una amplia gama de bebidas, desde el café hasta una buena infusión. También ofrece vino y cerveza, para aquellos que necesiten una ayuda para la inspiración poética. También cuenta con una pequeña cocina, donde preparan entrantes salados, así como dulces, como tartas caseras y muffins. El precio es razonable, y no excede a los ofrecidos en los bares normales.




Alberto Moreno

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.