• Trinchera Cultural

La casa de la llave. Teatro Fernán Gómez

Lugar: Teatro Fernán Gómez

Autora: Mada Alderete Dirección y dramaturgia: Fernando Bernués

Duración: hasta el 6 de octubre.

Cartel teatro Fernán Gómez

Dentro de la trilogía contra el abuso que el teatro Fernán Gómez presenta, La casa de la llave de Mada Alderete ( la autora de este implacable poemario que trabajó durante siete años como educadora) nos ofrece una visión del maltrato y sus secuelas desde el punto de vista de tres trabajadoras sociales en una Casa de Emergencia y una Casa de Acogida.

"En mi primer día del trabajo nuevo me han colgado un puñado de llaves del cuello y me han dejado sola tengo encerradas a seis mujeres a sus hijas y a sus hijos no es una cárcel solo cuido de que sus amantes no las quieran demasiado" (Mada Alderete)

Un montaje escénico austero para acentuar la precariedad con la que se realiza hoy en día este trabajo, realzado con la música en directo de Ainara LeGardon. Esta novedad escénica en la que la actriz toca la guitarra, recita y se encarga de sutiles efectos especiales, haciéndolo con elegancia y corrección, en algunos momentos se solapa con el texto; de esta manera el espectador tiene dificultad para atender al mismo tiempo al recitado poético (casi imperceptible) y al contenido de los soliloquios que tanto esmero ejecutan Ainhoa Aierbe, Mireia Gabilondo y Vito Rogado.


Resulta conmovedor conocer los efectos colaterales fruto de la cercanía a mujeres e hijos víctimas de maltrato.


Es una empatía dolorosa porque esto no es una oficina: son mujeres trabajadoras cuidando de mujeres. ¿Cómo desligar la vida privada de cada una de ellas del impacto emocional del día a día de este trabajo en el que concurren heridas físicas y emocionales?


En la dedicación de cada una de ellas se suman la tarea burocrática (registro, administración, reglamentos) con la sutileza de actuar según la ocasión: como amiga, madre, psicóloga, educadora, enfermera…. sanadoras de cuerpo y alma.


Hace no muchos años, el hogar era una prisión de la que la mujer maltratada no podía salir.


La aparición de las Casas de Emergencia y Acogida han supuesto un paso enorme. Hemos encontrado llaves para abrir esa celda y ofrecido seguridad física. Pero la prisión mental es más difícil de franquear.



Las mujeres y niños maltratados llegan con el alma enferma, con adicciones y temores que la escasa dotación económica de estas instituciones no permiten resolver.

Las trabajadoras sociales tienen sueldos precarios y escasos presupuestos para la gestión. La sociedad (todos nosotros) ha descargado su mala conciencia abriendo estas casas pero no deberíamos conformarnos…..

Cuando en época de crisis (parece que ya estamos inmersos en una), se hace necesario un reajuste de presupuestos, el foco se pone inmediatamente en partidas de Educación, Sanidad y Servicios Sociales quedando bajo la protección de la oscuridad las partidas millonarias que se dedican, por ejemplo, a propaganda electoral.


La Casa de la llave nos traslada la amarga experiencia de quien se aproxima a los efectos del maltrato, recordándonos que la labor (por llamarlo de alguna manera) del maltratador es minuciosa, constante, castradora; conocedor de la debilidad de su pareja, ofrece pequeñas dosis de confianza y falso arrepentimiento para luego asestar un golpe más fuerte aprovechándose del desarme emocional creado.

"¿Amenazas? sí ¿insultos? sí ¿agresiones sexuales? no sé ¿no sabes? no sé qué hubiera pasado si le digo alguna vez que no siempre le dejé hacer encima de mí..."

Por muy fuerte que sea una mujer, no hay psicología que soporte esto y por ello el problema del maltrato exige abordarlo desde diferentes ópticas coordinadas sin escatimar en medios. Porque no consiste solo en que la víctima se explaye con la trabajadora social. Es necesario generar un estado de ánimo tanto en los niños como en las madres, en el que pueda recuperarse el valor de la piel, del abrazo que consuela y refuerza la autoestima, donde quede arrinconada la confusión creada por violencia física.


Estas y otras muchas reflexiones son sugeridas por la obra. Solo por eso, merecerá la pena conservarla en el recuerdo.



Ficha artística

Autor: Mada Alderete Dirección y dramaturgia: Fernando Bernués


Con Ainhoa Aierbe, Mireia Gabilondo, Vito Rogado Música en directo: Ainara LeGardon Una producción de Tanttaka Teatroa

Imágenes y vídeo teatro Fernán Gómez. Distribución: SEDA

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.