• Trinchera Cultural

Equipos Educativos Proactivos. Joan Vaello



¿POR QUÉ EN SOLITARIO? VENTAJAS DE COMPARTIR PROBLEMAS Y SOLUCIONES


Las actuaciones individuales del profesorado suelen ser insuficientes, pero a pesar de ello, en la práctica, la cultura que sigue predominando es la del trabajo en solitario, con apoyos esporádicos, a menudo cuando saltan las alarmas por alguna emergencia. Y todo ello por inercia, por dificultades para coordinarse y porque se suele asociar a incomodidades, disensiones y esfuerzos suplementarios a menudo estériles. La gestión del aula a cargo de profesores y profesoras aislados es desigual y azarosa, además de debilitante, por lo que es necesario pasar de una cultura de profesores solitarios a otra de profesores solidarios.

El trabajo en equipo del profesorado, bien planificado, puede quitar trabajo, y ayudar a eliminar problemas y encontrar soluciones que en solitario serían inviables.


PRINCIPIOS DE TRABAJO EN EQUIPO

Proponemos tres principios a seguir para que el trabajo en equipo del profesorado sea viable y rentable:


1. PROACTIVIDAD

Ante cualquier problema se pueden adoptar dos posturas según el foco de atención sobre el que se centran los protagonistas:

  • Retroactiva. Consiste en centrarse exclusivamente en lo ya ocurrido, generalmente para buscar culpas y formular acusaciones y quejas a los demás.

  • Proactiva. Es la postura más eficaz. Consiste en, a partir del análisis del pasado, centrarse en buscar soluciones para el futuro, asegurando aciertos y corrigiendo errores. El centro de atención es: “¿Qué podemos hacer para que no vuelva/vuelva a ocurrir?”. No podemos arreglar el pasado, pero sí el futuro mediante acciones presentes, haciendo propuestas. La actitud proactiva supone anticiparse a lo previsible, que es mucho, regularlo y combatirlo, previendo puntos negros de las situaciones posibles para desplegar intervenciones con los pre-apáticos mejor que con los apáticos, o con los pre-acosadores mejor que con los acosadores, por ejemplo.

¿Qué podemos hacer para que no vuelva/vuelva a ocurrir?” Es la postura más eficaz

Entrenar un estilo proactivo en los equipos educativos es una inversión altamente rentable, que supone una forma de enfocar los problemas como oportunidades, mediante la inmersión en una cultura de soluciones.


2. INTERNALIDAD

También caben dos posturas según el foco donde se ubica la responsabilidad de lo ocurrido o de las soluciones a aplicar:

  • Externa. Se carga la responsabilidad sobre los demás. Cuando se refiere al pasado se plasma en culpas, quejas o acusaciones, mientras que cuando se refiere al futuro se manifiesta en forma de exigencias ajenas y delegación de responsabilidades.

  • Interna. El estilo interno consiste en centrarse en lo que está dentro del propio alcance, independientemente de lo que puedan aportar los demás agentes implicados. Centrarse en soluciones a nuestro alcance, bajo nuestro campo de control, evitando desviar la atención hacia exigencias a los demás que nos aparten de las posibilidades de acción propias. Se asume la responsabilidad propia en su justa medida, sin caer en hiperresponsabilidad (asumir más de lo que toca) o la irresponsabilidad (no asumir lo que nos toca). Cuando se refiere al pasado se concreta en el análisis proactivo-creativo de errores y cuando se refiere al futuro se concreta en la iniciativa y búsqueda de soluciones al alcance.

El estilo interno es fuente de crecimiento profesional, mientras que el externo conduce a la toxicidad, al desánimo y a la dependencia de los demás.


PROACTIVIDAD INTERNA (PI)

Si la proactividad y la internalidad aportan importantes ventajas a la práctica educativa, la conjunción de ambos factores actitudinales dispara exponencialmente su efectividad hasta convertir a los equipos de profesores en maquinarias creativas potentes y menos vulnerables a las dificultades.

Es una combinación que resuelve lo resoluble y se protege emocionalmente contra lo irresoluble. Centrarse en buscar soluciones futuras, pero dentro de nuestro alcance, sin menoscabo de la necesidad complementaria de realizar demandas o críticas constructivas a los demás.

Y lo que está a nuestro alcance es manejar con eficacia variables referentes a la tarea, al alumno o sobre mí mismo. Un estilo PI nos instala en una espiral de crecimiento personal y profesional, mientras que por el contrario, una actitud RE (reactiva externa) nos conduce a una espiral de quejas y lamentos, ligados a la indefensión, la inoperancia y el desencanto.

Junto a una queja paralizante, siempre hay una acción movilizante.

Oportunidades. Ligado al principio de la proactividad interna, está la forma de entender los conflictos y problemas como oportunidades de educar y entrenar carencias.

Entender el aula como espacio de socialización y crecimiento personal y académico, usando para educar las ocasiones surgidas espontáneamente (conflictos y problemas) e inducidas (paréntesis provocados en el desarrollo de la clase por el profesorado).

Los conflictos son una ocasión de crecer, de enseñar y de aprender, de trabajar juntos en la búsqueda de soluciones a los problemas, usando para ello una educación socio-emocional basada en un método inductivo, transversal, vivencial, similar al que se usa en la calle o en casa, los otros dos contextos socializadores.

3. ECONOMÍA

El tercer gran principio sobre el que apoyar el trabajo en equipo es la economía, entendida como simplicidad a la hora de diseñar procesos.

"Implicarse no es complicarse"

Trabajar en equipo ha de resultar sencillo y cómodo, pero sólo será así si lo hacemos fácil. Somos nosotros habitualmente los que complicamos innecesariamente procesos que podrían implementarse de forma más sencilla, y somos nosotros quienes tenemos la llave para simplificarlo.


Para ello debemos vigilar la rentabilidad de esfuerzos: lo complicado no funciona, o al menos, no durante mucho tiempo. Trabajar en equipo debería servir para quitar trabajo, o al menos, no añadirlo de forma superflua. El principio de economía nos invita a buscar permanentemente estrategias simples que permitan ahorrar esfuerzos individuales y colectivos. Procesos simples más que perfectos, sin michelines innecesarios.


La economía se debe plasmar en la práctica en tres aspectos:

  1. Papeles. Cuantos menos, mejor. Guerra a la burocracia: a la caza del papel inútil.

  2. Tiempo. Resolver en el menor tiempo posible.

  3. Personas. Implicar a las personas imprescindibles para afrontar un proceso o problema.


La combinación de los tres requisitos compone un estilo de trabajo que podemos llamar EQUIPOS PIE: proactivos-internos-económicos. Se gana en potencia y se ahorra en esfuerzo, además de que se consiguen logros imposibles para profesores y profesoras solitarios.


Juan Vaello Orts


BIBLIOGRAFÍA BÁSICA DE REFERENCIA



VAELLO ORTS, J. (2003). Resolución de conflictos en el aula (Santillana).

  • VAELLO ORTS, J. (2005). Las habilidades sociales en el aula (Santillana).

  • VAELLO ORTS, J. (2009). El profesor emocionalmente competente (Graó).

  • VAELLO ORTS, J. (2011). Cómo dar clase a los que no quieren (Graó, reediciones).

  • VAELLO ORTS, J., VAELLO PECINO, O. (2012): Claves para gestionar conflictos escolares (ICE de la Universidad de Barcelona-Horsori).



Para saber más os recordamos otro artículo de Joan Vaello


https://www.trincheracultural.com/post/la-actitud-del-profesorado-ante-los-problemas-educativos

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.