• Trinchera Cultural

El corazón de las tinieblas


El corazón de las tinieblas, de Darío Facal (imagen promocional)

El corazón de las tinieblas llegó a la Sala Verde de los Teatros del Canal de la mano de Darío Facal. Esta novela corta, o cuento largo, fue escrita por Joseph Conrad en 1899 y relata un viaje hacia el lado más oscuro del ser humano.


Estábamos impacientes por acudir. La Sala Verde nos encanta, es un lugar que nos traslada a otro mundo, nos hace sentir el teatro. Comenzaba un largo puente y estábamos cansados, pero el plan nos apetecía muchísimo así que allí estuvimos con los atrincherados.


Sala Verde de los Teatros del Canal

Comienza la función. En esta ocasión nos trasladamos al siglo XIX, a una joven nación conocida como "Estado Libre del Congo", nombre que nada tiene que ver con su triste realidad. Tras la conferencia de Berlín (1885), la región del Congo fue cedida al rey belga Leopoldo II, quien había sabido convencer al resto de interlocutores de la imperante necesidad de llevar a cabo una labor humanitaria en ese país, con el fin de acabar con la trata de esclavos y de ayudar en su modernización.


Leopoldo II de Bélgica

Sin embargo, Leopoldo II tenía en su mente unos planes mucho más oscuros. El territorio que ahora administraba, superaba en 20 la extensión del pequeño país belga, y era rico en materiales tan preciados como el caucho y el marfil. A partir de ese momento, se llevó a cabo un sistemático saqueo de sus recursos naturales. La explotación se realizaba sin medida, se acabaron con los sistemas de producción en los que se sustentaban las sociedades indígenas y se sacrificaron miles de elefantes con el único fin de aprovechar sus colmillos. Lo peor no acababa aquí: mediante una especie de contrato de protección frente a la esclavitud firmado por los caudillos indígenas, éstos adquirían una deuda que habían de pagar proporcionando marfil y caucho a un precio muy inferior a su valor real en el mercado. Los nativos eran obligados a trabajar bajo duras medidas de represión tales como la mutilación de sus extremidades o incluso la muerte.


"Es una injusticia que Leopoldo no figure con Hitler y Stalin como uno de los criminales políticos más sanguinarios del siglo XX"

- Mario Vargas Llosa. Introducción, prólogo "El fantasma del rey Leopoldo", de Adam Hochschild


Estas atrocidades ocurrían en el Congo al mismo tiempo que a la sociedad belga se le vendía una imagen edulcorada de la encomiable labor de sus trabajadores en las colonias, a los que se les veía como "héroes".


El corazón de las tinieblas narra un viaje al lado más oscuro del ser humano. A medida que Marlow, el protagonista, se adentra en el extenso río Congo, va tomando contacto con los horrores que allí se producían. Todo eso aderezado con el calor y las enfermedades propias de la selva, lo llevan a conocer los límites de la cordura. Es precisamente el agente Kurtz, el destino de su misión, quien encarna el estado de no retorno del ser humano una vez ha visto el horror y se ha adentrado en la locura.


¡El horror, el horror!

- Agente Kurtz.


Exposición de material utilizado en la representación


No desvelaremos más detalles de la trama. La representación de El corazón de las tinieblas es toda una experiencia que debe ser vivida en directo. La increíble escenografía (un reto muy logrado), la música de un piano de cola y de un bongo, el espectacular juego de luces y la impactante sucesión de imágenes y textos en una gran pantalla hacen que nos traslademos a la selva africana, en una atmósfera cómplice.


En la actualidad, las atrocidades producidas en el Congo siguen sin ser reconocidas a nivel mundial, incluso silenciadas por Bélgica.


"La conquista de la tierra, que en esencia consiste en arrebatársela a quienes tienen una piel distinta o la nariz un poco más chata que la nuestra, no es un hecho agradable cuando se examina con atención."

- El corazón de las tinieblas. Joseph Conrad.



REPORTAJE: "El congo belga".


Artículos recomendados:

- Congo, horror silenciado. El PAÍS.

- Joseph Conrad.



LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.