• Trinchera Cultural

Educar desde el teatro, un extraordinario recurso pedagógico

Actualizado: 21 de feb de 2019


Representación de Acastos, ¿para qué sirve el teatro? en el Teatro María Guerrero

El teatro es una experiencia que nos separa de ese afán de consumo masivo de ocio y de información. El teatro nos aleja de la inmediatez y nos acerca a la reflexión. Nos permite experimentar una catarsis necesaria, un diálogo intimista con nosotros mismos. Cada representación teatral es única, una experiencia irrepetible.


Trinchera Cultural es mucho más que teatro, pero nace desde el teatro



Un día como hoy, hace ya un año, Trinchera Cultural era tan solo un conjunto de bocetos y anotaciones hechas en un cuaderno de espiral. Pero además de eso, Trinchera era una enorme dosis de emoción, energía y creatividad contenidas que poco a poco y con muchísimo esfuerzo irían materializándose para pasar de su fase crisálida (preciosa metáfora de nuestro Cuaderno de un Soñador) a lo que es hoy en día. Y lo que nos queda...


Quizá no soy la persona más acertada para escribir este artículo: mi relación con el teatro no tiene (aún) demasiado recorrido, pero algo sí os diré: los pulmones de Trinchera respiran TEATRO. Y es que el teatro nos enseñó nuestra primera y más imprescindible lección: se puede conseguir MUCHO con muy POCO.


El teatro nos enseñó que se puede conseguir MUCHO con muy POCO.

Lo cierto es que cuando decimos "muy POCO" nos estamos refiriendo a lo estrictamente material, pues sería injusto desestimar todas las horas e ilusión que hemos invertido en este proyecto. Pero cierto es también que el teatro nos enseñó que podemos (y debemos) apostar por una democratización de la cultura y la creatividad, porque está a nuestro alcance: tan sólo hay que creer en ello.



Atrezzo de El corazón de las Tinieblas, en los teatros del Canal

El teatro nos enseñó que podemos (y debemos) apostar por una democratización de la cultura y la creatividad, porque está a nuestro alcance: tan sólo hay que creer en ello.

El teatro es una experiencia que nos separa de ese afán de consumo masivo de ocio y de información. El teatro nos aleja de la inmediatez y nos acerca a la reflexión. Nos permite experimentar una catarsis necesaria, un diálogo intimista con nosotros mismos. Cada representación teatral es única, una experiencia irrepetible.

Concha, Menchu o María, han sido personas clave para ese empujoncito y nos acompañan y guían en nuestro viaje que cada vez nos da más alegrías. También lo han sido Ernesto Caballero, que nos abrió las puertas de su despacho y de su simpatía para concedernos una entrevista, o Juan Mayorga, que nos inspiraba con sus palabras hace algunos años. A mí, en lo particular, me ha guiado Marisol, compañera y amiga, transmisora de esta pasión y espíritu.


El teatro nos aleja de la inmediatez y nos acerca a la reflexión

Entre todas otras cosas, el teatro también nos proporcionó un ritual que terminaría convirtiéndose en tradición: esos nervios y diálogos previos en la cafetería de los Teatros del Canal o del Fernán Gómez, por ejemplo, a veces nosotras solas y otras en compañía de jóvenes atrincherados o de otros apasionados teatrales. Anécdotas hay mil, ilusiones una y muy grande. Después venía la obra, tantas veces inesperada y refrescante. En ocasiones nos tocaba el alma y, a la salida, enmudecíamos durante unos minutos... Queríamos saber más, desgranar las cuestiones planteadas, ahondar en críticas y aplicarlas a nuestras propias experiencias. Las veces que nos acompañaban algunos jóvenes (contagiados ya de esta pasión por el teatro) nos encantaba verlos marcharse a disfrutar de la tarde del viernes mientras continuaban el debate que se había iniciado a la salida del teatro.


"El teatro es una de las pocas cosas que no se puede bajar de la red. La experiencia es única y te da las herramientas para que pienses y reconsideres tu lugar individual y colectivo en el mundo que te ha tocado vivir." - Ernesto Caballero, director del CDN.

El teatro es ese elemento conector mediante el que trabajar temas tan dispares como la igualdad de la mujer, el bullying, o el desencanto social.


Pretendíamos guardar todo eso, almacenarlo en una especie de cajita mágica y que no se perdiera nunca, porque era maravilloso. Y decidimos que lo haríamos a través de Trinchera Cultural. Fue así como surgieron los audios, después los podcasts, los artículos y los boletines... Un fantástico proceso creativo de valor incalculable que nos ayuda a crecer, madurar y empatizar. En el teatro encontramos un elemento conector y es así como trabajamos temas como el de la igualdad de la mujer o el bullying. De los clásicos aprendimos que tratan temas de rabiosa actualidad, como en Luces de Bohemia (una España llena de luces y sombras, desencanto social y desigualdad de clases, ¿acaso no nos suena?) o El corazón de las tinieblas, que nos transportaba al Congo belga, donde la hegemonía del hombre blanco hizo estragos (¿acaso no sigue siendo así?). También fue el caso de Casa de Muñecas, Tristana, o Tres hermanas, que abordaban la figura de la mujer invitando a la reflexión. Nos sorprendieron las obras más actuales, como Mammon o La tristeza de los ogros, por su introspección hacia el interior del ser humano y tocar temas tan delicados como la pederastia, el terrorismo o las drogas, de una manera absolutamente bella y sencilla.


Mucho podríamos seguir hablando de teatro... El teatro nos dio un recurso muy potente: LA INSPIRACIÓN.


El teatro nos dio un recurso muy potente: la inspiración

Representación de Solitudes, en el Fernán Gomez.

Hasta pronto,

Trinchera Cultural.

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.