• Trinchera Cultural

Doble o nada. Dramaturgia de Sabina Berman

Dónde: Teatros Luchana

Dramaturgia: Sabina Berman

Dirección: Quique Quintanilla

Hasta el 29 de octubre 2021

Un escenario sencillo: un despacho con una mesa de dirección para establecer distancias con el empleado y un juego de sofás para cuando el poder exige una relación más condescendiente.

Los dos personajes aparecen pronto en escena, después de que una melodía de piano nos haya llenado el ambiente de melancólica tristeza.


Doble o nada parece una fábula contemporánea en la que son posibles múltiples moralejas; pero en la que una sobresale: la idea de que la mujer se conforma con alcanzar las cotas de poder que el sistema –creado por hombres- ha establecido.

Ello se aprecia en las reivindicaciones que las mujeres hacen (todavía hay pocas directoras, pocas ejecutivas, pocas catedráticas) y así los mecanismos de corrupción instalados en las estructuras de poder se perpetúan.


La trampa fue tendida por los hombres en el origen de los tiempos. En esta sociedad hetero-patriarcal necesitaron de la incorporación laboral de la mujer para producir más y, para ello, inocularon en ellas la idea de que la realización a través del mercado laboral era una aspiración de derecho. Y en esa trampa cayeron sin darse cuenta de que el poder no admite interpretaciones según el sexo. Si se aspira a ello habrá que utilizar las execrables estrategias que el hombre ha usado siempre y, al conseguirlo, se ejercerá sin miramientos. Llegado el momento, mantener una actitud ética costará la renuncia a la erótica del poder.

Además hay en la obra una invitación a múltiples reflexiones: ¿en qué consiste la erótica del poder? Las mujeres en cargos directivos ¿pueden establecer un nuevo modelo de relación menos paternalista, más colaborativo o son simplemente mujeres con modos masculinos de funcionamiento? ¿Tiene que ver el género con el ejercicio del poder? ¿Existe una ética alternativa a la hetero-patriarcal capitalista o la única salida es la completa deconstrucción de las relaciones laborales (y sociales y personales)?


Nos hemos paralizado en la encrucijada en la que oponemos lo masculino a lo femenino. Aunque en esta obra la ambición es de género femenino, el poder y capitalismo son del género masculino. Quizá el desafío sea conseguir un sistema neutro. Por lo menos, no nos engañarán con un conflicto que nace de la aplicación de la testosterona al ejercicio del poder. Cambiar la estructura piramidal llevará mucho más tiempo. Desde hace veinte siglos tenemos Bellatores (antes nobles guerreros, ahora directivos), Oratores (otrora monjes cultos, en la actualidad intelectuales y medios de comunicación) y la inmensa mayoría de mujeres y hombres que trabajan (Laboratores).

Tras estas reflexiones podemos adivinar un trágico final; el doble se queda en nada. La soledad, el aislamiento y el envilecimiento personal de quienes apuestan todo a la carta del éxito con todas sus consecuencias.

Marisol Salazar E-A


FICHA ARTÍSTICA

DRAMATURGIA: Sabina Berman

DIRECCIÓN: Quique Quintanilla

REPARTO:

Miguel Ángel Solá y Paula Cancio

Hasta el 29 de octubre

FICHA TÉCNICA

ASISTENTE DE DIRECCIÓN: Rubén Barreira

MÚSICA ORIGINAL: Martín Bianccedi

DISEÑO DE LUCES: Manuel González Gil y Matías Canony

DISEÑO DE VESTUARIO: Silvina Falcon

DISEÑO ESCENOGRÁFICO: Manuel González Gil

DISEÑO GRÁFICO: Lala Key

FOTOGRAFÍA: MCM (Machado/Cicala/Morassut)

PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Rubén Barreiro

PRODUCCIÓN: El tío caracoles


El espectáculo ha sido reconocido con tres nominaciones a los Premios ACE 2017, una nominación a los Premios María Guerreo 2017 y el Premio ACE al Mejor Actor 2017. Se trata de una nueva versión de la obra que Solá y Cancio ya interpretaran en 2014 bajo el título de Testosterona.

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo