• Trinchera Cultural

Día internacional de la mujer y la niña en la ciencia

Actualizado: 5 de dic de 2018



El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Así lo decidió la Asamblea General de las Naciones Unidas, concretamente, a finales del año 2015.


Actualmente, la presencia femenina en las carreras y profesiones STEM (ciencia, ingeniería, tecnología y matemáticas) es muy inferior a la de los hombres. Lo avalan datos de la OCDE en los cuales se refleja la evidente desigualdad de género. ¿Por qué existe esa brecha? Un estudio de la UNESCO analiza la situación desde un enfoque global y objetivo.


Lo cierto es que preocupa, y mucho, esta desigualdad que, además, he vivido en primera persona. Las "mujeres STEM" echamos en falta un tratamiento acorde a la realidad de nuestra condición. Faltan referentes de verdad, gente real, es necesario eliminar barreras y apostar por la igualdad.


Fue en 2012 cuando la Comisión Europea lanzó la campaña "Science it's a girl thing", con el objetivo de atraer a las mujeres jóvenes hacia las carreras de las ramas científico-técnicas. Este videoclip se convirtió rápidamente en viral, suscitando gran controversia a través de las redes sociales. El motivo: muchos pensaban que frivolizaba la imagen de las mujeres en la ciencia. Ante la oleada de críticas, la Comisión Europea se vio obligada a retirar el vídeo y pedir disculpas.


Campaña "Science it's a girl thing" - Comisión Europea

Aunque la intención era buena, la campaña consiguió todo lo contrario: ridiculizar la imagen de la mujer en las profesiones STEM. En el vídeo, la única persona que aparece realmente vestida como científico es, precisamente, un hombre. Por no decir que se aleja totalmente de la realidad, que resta importancia y seriedad al trabajo que éstas desempeñan, en las mismas condiciones que sus compañeros masculinos, aunque no siempre con el mismo reconocimiento salarial ni social.


Desde mi perspectiva personal, muchas de las causas de la barrera femenina en carreras y profesiones STEM derivan de la desigualdad de género que se produce a nivel general; pero también existen otras causas:

  • Según un informe de la OCDE, las familias tienen expectativas mayores de que sus hijos trabajen en carreras STEM que sus hijas, aún y cuando muestren las mismas capacidades. Alrededor del 50% de los padres en Chile, Hungría y Portugal esperan que sus hijos trabajen en campos STEM, pero menos del 20% esperan lo mismo de sus hijas.


  • Faltan referentes femeninos y los que hay son a menudo invisibilizados por la sociedad. Todo el mundo conoce a Einstein, Steve Jobs, Newton o Tesla, pero ha sido hace recientemente cuando han comenzado a sonar nombres como Ada Lovelace, Hedy Lamar, o Grace Hooper.

(Hedy Lamarr. Muy conocida como exitosa actriz de Hollywood, y completamente desconocida por haber sido coinventora de la primera versión del espectro ensanchado que permitiría las comunicaciones inalámbricas de larga distancia, tecnología que sería precursora del Wi-Fi).

  • La mujer no forma parte del dominio STEM en los medios de comunicación. De esto podría hablarse largo y tendido. Ejemplos muy concretos y conocidos son series de éxito como The Big Bang Theory o The IT Crowd; las mujeres no destacan en sus profesiones (de hecho en The IT Crowd, hasta destacan por su ineptitud). En ellas, siempre son minoría, y son representadas por personajes marcadamente feminizados y cumpliendo rigurosamente su estricto rol de género. Por lo que parece, esta tendencia continúa estando presente y para muestra un botón. Veamos un cartel de la reciente Silicon Valley, donde todos sus personajes son masculinos, a excepción de alguna mujer como personaje secundario y un papel alejado del campo científico-tecnológico:

Los intentos por acortar esta distancia entre géneros se han incrementado durante los últimos años. Hasta la industria del juguete ha querido contribuir a propiciar las carreras STEM en las niñas. En 2010, la compañía "Mattel" sacó al mercado la muñeca "Barbie, puedo ser... ingeniera informática". El producto venía acompañado de una serie de historietas en las que, lejos de combatirlos, avivaba los estereotipos sexistas. En ellos, el personaje de Barbie, en su intento de convertirse en una ingeniera de computación, se metía en problemas que era incapaz de resolver viéndose obligada a recurrir al socorro de sus dos compañeros masculinos.


Solo estoy creando las ideas de diseño. - Comenta Barbie riendo - Necesitaré la ayuda de Steven y Brian para convertirlo en un juego de verdad.





Fueron tantas las críticas y la polémica generada que finalmente Mattel tuvo que pedir disculpas y reinventar su producto:


¿Una chica en informática? ¡Vas a ser de las únicas!


El porcentaje de mujeres matriculadas en ingeniería es del 25,9%
Ambas tienen su decisión clara, pero reconocen que en el camino se han topado con algunos de los tópicos que, en cierto modo, alimentan la brecha de género existente en estas disciplinas. “Cuando terminé selectividad, la pregunta era constante: – “¿Qué vas a estudiar?” – “Informática”. Y no fallaba, no recuerdo a nadie que no abriese los ojos más de lo normal y me dijese: – “¿Una chica en Informática? Vaya, vas a ser de las únicas”, indica Paula. Por su parte, Irene también se ha encontrado con comentarios de este tipo: “todo el mundo me dice lo raro que es que siendo mujer elija estudiar ese grado. Lo que demuestra que todavía nos queda mucho por avanzar”.

Fuente: Fundación Telefónica. Enlace a artículo


Definitivamente, el mundo necesita más mujeres STEM. Y no es porque lo diga yo, lo dice la historia: fueron precisamente mujeres las que propulsaron enormemente el avance de las tecnologías, tal y como las conocemos.

Las chicas del ENIAC
La necesidad creó a la máquina. Hablamos de la II Guerra Mundial, del ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941 y del Tío Sam llamando a filas a todo hombre que se encontrase en edad de combatir. Mientras que ellos pegaban tiros, ellas hacían cálculos, desarrollaban trayectorias e inventaban computadoras. Fueron seis mujeres: Betty Snyder Holberton, Jean Jennings Bartik, Kathleen McNulty Mauchly Antonelli, Marlyn Wescoff Meltzer, Ruth Lichterman Teitelbaum y Frances Bilas Spence las que cinco años después presentaron el ENIAC (acrónimo de Computador e Integrador Numérico Electrónico), un ordenador capaz de hacer 5.000 sumas y hasta 300 multiplicaciones en un segundo. Aunque ahora tengamos sistemas que calculan hasta mil millones de operaciones en el mismo tiempo.

Fuente: El Diario. Enlace a artículo.


"Figuras ocultas" (2016) es una de esas recomendables películas que pretenden visibilizar el papel de las mujeres en la ciencia (en este caso, además, de mujeres afroamericanas). Sin ellas, el avance no habría sido posible.


Son necesarias medidas más acordes con la realidad pero, sobre todo, más respetuosas con las mujeres. Soy consciente de que aún queda mucho por hacer. Tendrá que pasar el tiempo, pues es necesario actuar desde edades tempranas, enseñar en igualdad. Confío en que las generaciones que están por venir puedan tener los referentes necesarios y que se eliminen los estereotipos sexistas.

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.