• Trinchera Cultural

Deseos inconfesables (crítica literaria de JM. Ariño)



El despertar de la pasión


¿Hemos sentido alguna vez la fuerza del deseo como un viento que acaricia nuestro interior o como un silencio repentino? ¿Hemos experimentado la invasión impetuosa del amor en lo más profundo de nuestro corazón? ¿Hemos bebido las lágrimas de la ausencia y el vacío oscuro del desamor?


Esas sensaciones y sentimientos afloran en cada uno de los versos del último poemario de la poeta dominicana María Piña, licenciada en periodismo por la universidad de Panamá, actriz y modelo. Deseos inconfesables es el segundo libro de poemas de María, después de su primera publicación Despertando tu sensualidad, en 2005.


"La poesía de María Piña rompe todos los tabúes y plasma sin cortapisas todos los momentos en los que el erotismo y la pasión se comparten, se saborean y culminan en suspiros de felicidad y, en ocasiones, en el dolor de la ausencia o el desamor."

Sus poemas fluyen espontáneos como el agua de un manantial y llegan al lector con ese tono apelativo y esa segunda persona con la que quiere compartir las delicias de la pasión y los vaivenes más inesperados del deseo. Un deseo que, como en el primer poema Arriésgate, exige lucha e inconformismo: “Arriésgate… / a luchar por lo que quieres, a amar lo que tienes”. Con excelentes metáforas y un ritmo en ocasiones frenético, la joven poeta intenta saborear todos los estadios del deseo y se siente frágil e indefensa –“¿Qué puedo hacer si indefensa atacas mi cuerpo?”– aunque con deseos de plenitud: “Te dejo mi terreno baldío para que lo habites”.


En sus apasionados poemas aparecen motivos clásicos presentes en la literatura erótica y sensual de todos los tiempos. Uno de los tópicos es la presencia de la noche como marco ideal para los placeres del amor –“Solo que haría la trampa al reloj para / que siempre sea de noche”– o en el poema Esta noche: “Mi cuerpo reclama tu calor”. También es un motivo importante el mal de ausencia en poemas como Me haces falta, Sigo enamorada o Mi cuerpo a kilómetros de tu cama.


No podía faltar en sus versos el fantasma agazapado de los celos o la presencia de un o de una amante para agudizar el deseo y avivar la llama del amor. Una llama que se convierte a veces en “Volcán en erupción” o en “Fuego ardiente”. Todo ello para expresar una pasión que va más allá de los abrazos, las caricias o los besos apasionados, hasta alcanzar un clímax erótico que va más allá de lo cotidiano y que busca la evasión soñada, a veces imposible: “¿Por qué no escaparnos lejos de este mundo”, “Te haría el amor en la luna si pudiera”, o en el poema “Saboreando el pecado: “…Sé que estarás / ahí para hacerme tocar la luna desde / el túnel de tus deseos”.


A medida que avanza el poemario, se advierte con mayor nitidez el contraste entre las luces y las sombras, entre el amor y el desamor, entre el goce de la pasión y el vacío de los sentimientos. Esto se advierte sobre todo en los últimos poemas del libro. Así en Por enamorarme de ti: “Solo encuentro el vacío”. Un vacío que a veces se tiñe de dolor o se disfraza metafóricamente de una novela con final agridulce. También está presente el motivo de la traición o la lejanía que supone emprender un viaje sin retorno. Los títulos de los poemas marcan la pauta de unos versos en los que, además de originales metáforas, como en estos versos que cierran la antología: “Yo también extraño, extraño ese rayo / disfrazado de tabaco, que fumo cada / vez que quiero, y que celosamente /guardas para mí, bajo tus instintos”.


"Leer todos y cada uno de los poemas de Deseos inconfesables es bucear sin rumbo en un océano de pasión y compartir unos sentimientos que pueden superar la barrera de los sueños y acercarse al goce de un sexo compartido, disfrutado y casi siempre efímero."

Todo esto y mucho más encontraremos en el último libro de María Piña. Un libro editado por Punto Rojo Libros, con un cuidado excelente de la tipografía, una portada muy sugerente y unas fotografías en blanco y negro que complementan perfectamente los poemas y contribuyen a llegar al lector de modo más inmediato.



María Piña nace en Santo Domingo, República Dominicana, y a los 14 años se traslada a la ciudad de Panamá, donde desarrolla con gran éxito su carrera como actriz y modelo y obtiene el título de Licenciada en periodismo por la Universidad de Panamá. En 2005 publicó su primer libro de poemas titulado Despertando tu sensualidad y fue invitada a participar en la Feria del Libro de ese mismo año. Actualmente reside en Córdoba.


Ha participado en numerosos encuentros y certámenes poéticos y diversas antologías. Y en 2017 fue reconocido su trabajo con el premio Gladiadores en el Exterior en el apartado literario, por su libro Deseos inconfesables, galardón que se entrega a los dominicanos que destacan fuera de su país.



José María Ariño Colás

Doctor en Filología Hispánica


131 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.