• Trinchera Cultural

Contra el Acoso Escolar desde la literatura. Nando López



“El silencio es una forma de complicidad Nando López


El sábado 2 de mayo de 2020 se conmemora el Día Internacional contra el Acoso Escolar (o bullying”, anglicismo cuya utilización es cada vez más habitual en nuestro idioma) con la finalidad de concienciar sobre este problema que afecta a estudiantes de todo el mundo.


Hay muchos tipos de acoso escolar: desde la manipulación, el bloqueo social, el hostigamiento, la intimidación hasta las coacciones, amenazas, agresiones y sus formas más actuales, el ciberacoso (acoso a través de internet). Podemos decir que lo constituye cualquier forma de maltrato verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada y a lo largo de un tiempo determinado. Esta situación puede provocar que, en la persona afectada, queden secuelas que sean difícilmente superables.


"–¿Usted es un perro o un ser humano? –preguntó la voz. 

–Un perro, mi cadete. 

–Entonces, ¿qué hace de pie? Los perros andan a cuatro patas." (La ciudad y los perros, Mario Vargas Llosa)

Muchos recordamos varias escenas del libro del escritor peruano en esta mítica novela; la iniciación de los cadetes en la disciplina militar, donde el sometimiento -son "perros"-, el abuso y la crueldad de los agresores convierte la convivencia de los alumnos nuevos en una tortura.


Estamos hartos de escuchar en los medios de comunicación noticias sobre el acoso escolar; normalmente tratado de forma sensacionalista e intentando buscar culpables (ante un hecho de este tipo suele haber dos posturas: estupor en el medio social y búsqueda de castigo para el agresor o aquellos que piensan que hay jóvenes con la “piel más fina” y que se deben “curtir”. Como si hablamos de un bolso.

En cualquier caso es una labor en la que todos debemos implicarnos.

No solo ocurre dentro de las aulas (es más, normalmente es más habitual en pasillos, recreos y cuando las clases han terminado); por eso es fundamental la implicación de todos, confiando también a niños, niñas y adolescentes en la prevención e identificación de soluciones. Que no se limiten a ser meros observadores.

En los lugares donde se ha implementado, la ayuda entre iguales ha demostrado ser muy eficaz para prevenir el acoso escolar y abordar otras alteraciones de la convivencia escolar. Las autoridades y los centros educativos deben establecer además sistemas de colaboración, equipos de ayuda, mediación, orientación, tutorías y otras formas de apoyo entre iguales en todos los centros.


Amnistía Internacional. HACER LA VISTA... ¡GORDA!: El acoso escolar en España, un asunto de derechos humanos (Mayo 2019) recomienda al Ministerio de Educación que revise e implemente el Plan Estratégico de Convivencia Escolar en su integridad, lo que incluye convocar al Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar; que informe a la inspección educativa de las comunidades autónomas de todos los posibles casos identificados por el servicio de atención telefónica, y que se asegure de que el alumnado del grado de Educación Primaria y del máster de Educación Secundaria de todas las universidades adquiera una base sólida sobre prevención del acoso escolar. Este es resultado de la necesidad del acosador del reconocimiento del grupo y del impulso que le lleva a preservar la homogeneidad interna (tenerlo todo bajo su control).

Centrarse excesivamente en las características o la personalidad de la víctima podría dar la impresión errónea de que, si cambiaran de conducta, identidad o aspecto físico, el grupo las aceptaría. Así que, no es cuestión de piel. Insiste este informe en que el acoso escolar no es una “cosa de niños y niñas”. La responsabilidad la tienen las personas adultas.

Las autoridades, los centros escolares y el profesorado deben transmitir un mensaje claro de tolerancia cero. Es un asunto de derechos humanos y las autoridades deben asegurarse de que se respetan y protegen los derechos de niños y niñas en todos los centros escolares. El apoyo entre iguales es un sistema o conjunto de actividades —como sistemas de colaboración, equipos de ayuda, mediación, orientación o tutoría— que fomentan el potencial del alumnado para ayudarse entre sí mediante la formación adecuada.

¿Quién sufre acoso escolar? Cualquier persona puede ser sujeto de agresión; eso hará que quienes lo sufren, generalmente, se conviertan en alumnos solitarios, que se aíslan del resto de compañeros debido a la inseguridad, miedo y desconfianza que han experimentado en su pasado o lo están viviendo en su entorno familiar y escolar. También es importante destacar que, los acosadores pueden ser víctimas de agresiones en su familia. La agresión entre adolescentes debe tomarse en serio tanto en la escuela como en el hogar, y sugieren que un componente de prevención e intervención suicida es esencial dentro de los programas integrales de respuesta al acoso implementados en las escuelas.

Nos parece especialmente importante reflexionar sobre ello en estos días de confinamiento en que las clases presenciales se han visto suspendidas, y es a través de videollamadas y recursos similares como estamos manteniendo contacto con nuestro alumnado (hace dos meses seguíamos discutiendo sobre si permitir el uso de teléfonos móviles en clase o no); este encierro obligado puede servirnos de pretexto para explorar sobre este complejo problema.
Nando López es la persona idónea para que nos ayude a reflexionar sobre estos temas y desde una perspectiva nueva: la literatura.

Es novelista y dramaturgo (aunque hoy nos detendremos solo en su primera faceta). Y además también es profesor (doctor cum laude en Filología Hispánica ahora en excedencia) de Lengua y Literatura.

Por lo tanto, escribe sobre lo que conoce. Porque los profesores, de otros asuntos no sabremos, pero de adolescentes y sus conflictos… nos examinamos cada día que compartimos en el aula.

Nando es amable, educado a la par que vehemente e implacable con asuntos que afectan a la homofobia, transfobia, bifobia (uno de los "dardos" del acoso escolar ha apuntado a este grupo) y en general, todo aquello que vulnere la libertad y el bienestar de los jóvenes.

Le he oído decir en entrevistas que la Literatura es la que le ha hecho valiente. Desde luego, al escucharle, nos hace valientes a todos. A Nando López me une el convencimiento de que la Educación ha de ser la base sobre la que edificar un futuro.


Sus libros son una trampa en la que es muy fácil entrar; pero no se puede salir indemne. A veces es muy difícil conectar con el público adolescente (entre 12 y 18 años son las edades en las que yo me muevo como profesora); además, la “deformación” profesional nos obliga a mirar la calidad estética y, a pesar de la abundancia de libros publicados destinados al público juvenil, intento siempre recomendar buena literatura.

Los libros nos ayudan a empatizar y nos sirven para cuestionar qué papel estamos desempeñando ante un conflicto social como es el acoso escolar. Son libros recomendables para que los lean no solo jóvenes sino también sus familiares y profesores.

Es autor de lo que él llama la TRILOGÍA SOBRE LA ADOLESCENCIA formada por En las redes del miedo (donde trata el ciberbullying y sus secuelas); Nadie nos oye y La edad de la ira.

Como protagonista tenemos a la adolescencia, una etapa fundamentalmente compleja y difícil.
La edad de la ira. Booket Espasa (2011, 2019)

Con La Edad de la ira fue semifinalista del premio Nadal en 2010.

Se trata de un thriller enmarcado en las aulas pero que trasciende esta frontera. En ella hay violencia, relaciones sentimentales… y latente el paisaje del actual sistema educativo y las distintas maneras (a través de diferentes agentes educativos) de afrontar el tema del compromiso profesional (desde los que se dejan la piel hasta los que miran hacia otro lado) ante un joven "conflictivo"(este término es tan amplio como difuso); también encontramos distintos modelos de familias.

En la novela se trata, no tanto de desvelar quién es el autor de un asesinato, como de ver reflejado qué es lo que, como sociedad, estamos haciendo mal. Marcos es agresor y víctima a la vez. Por eso es una novela con muchas voces, para que todos ofrezcan su punto de vista sobre el crimen y también haga que nos sintamos parte implicada: como centros educativos, como profesores, tutores, padres, hijos… No es una novela complaciente con los docentes, por eso es real y obliga al lector a posicionarse.

Estamos acostumbrados a ver películas o series de televisión sobre el mundo escolar donde lo que predomina es el amarillismo y los tópicos o que se limita a narrar historias sentimentales, pero La edad de la ira nos sumerge en la realidad del día a día de un instituto de secundaria. Esta novela fue llevada a las tablas por La Joven Compañía; el propio autor se ocupó de la adaptación.

Nadie nos oye, Santillana infantil y juvenil loqueleo

Otro thriller de Nando Nadie nos oye aborda la violencia en varios frentes: homofobia, racismo, bullying y también agresiones sexuales y comportamientos sexistas. A pesar de la crudeza de la temática, el autor huye de recursos explícitos y especialmente truculentos.

La trama se centra en el asesinato de un joven en medio del enfrentamientos entre dos institutos…todo enmarcado en el mundo del deporte, donde se les exige un rendimiento máximo y la presión se convierte en insoportable

“Te lo juegas todo en un minuto. En medio minuto. En diez malditos segundos…”


Los dos narradores principales son Emma, una psicóloga recién contratada y Quique, un chico que pierde a un compañero de clase asesinado de una paliza.

En las redes del miedo profundiza en el ciberbullying y sus secuelas.
En las redes del miedo (SM editores Gran Angular)

“Nos quedamos un momento en silencio mientras revisamos el móvil. Borro los comentarios que se repiten desde que ese indeseable, al que todavía no he podido poner nombre, publicara la historia de mi padre. Elimino insultos, amenazas y hasta algún montaje fotográfico(…) “Deslizo el dedo por la pantalla y me pregunto si debería borrar los insultos. Y hasta las amenazas. Alguna de ellas, a pesar de no llevar firma (…) tiene el sello de Martín. Imagino que prefiere concentrar su odio en mí (… ) A lo mejor es parecido a lo que yo intento hacer con mi padre: convertir la tristeza en rencor y confiar en que esa transformación sea suficiente para seguir en pie” (pag.124)




En el fragmento anterior vemos el carácter poliédrico del conflicto: otra vez el esquema del agredido que, a su vez, responde con otra agresión para aliviar su autoestima, como defensa. Los protagonistas son dos jóvenes que han construido una estrecha amistad gracias a las redes. A través de dos narradores, Laia y Joel que, en cada capítulo cuentan los mismos hechos, pero desde perspectivas personales y temporales diferentes.

Hasta nunca, Peter Pan, (aunque no sea literatura juvenil la pueden leer los jóvenes), aborda el acoso desde un ángulo más comprometido: el acosador. Esta novela tiene multitud de voces: la del propio agresor, sus familiares…

Es magistral el trabajo que consigue con la aparición de distintos narradores; igual que Cervantes inventa a Cide Hamete Benegeli, aquí tenemos a David y varios narradores más (incluido el propio autor, en lo que aparentemente sería un ajuste de cuentas); este conjunto de voces permite dar más veracidad al texto.

“… su tutora dice que en clase han notado que a veces reacciona con violencia (…) Contesta mal, tiene conatos de ira…

«Hasta nunca, Peter Pan es una de mis novelas más personales. No solo porque me cuelo como personaje en ella, gracias a un juego de espejos que nace, a su vez, de un personal homenaje a la narrativa cervantina, sino porque conforme la escribía era consciente de que, a través del humor, la ternura y la reflexión, estaba construyendo un autorretrato ficcional de quienes, como yo mismo, hoy tenemos cuarenta y pocos» (Nando López)



Todas estas novelas nos ayudan a los mayores (docentes y familias) a adentrarnos en este universo a la vez que nos permite conectar con esta franja de edad tan compleja y apasionante. Algunas las han leído mis alumnas/os y son especialmente recomendables a partir de 2º ciclo ESO y Bachillerato. De esta manera, se ven reflejados porque conectan con los personajes y esto les permite reflexionar sobre temas que afectan a la sociedad y a la adolescencia.


Y a nosotros, los mayores, las lecturas compartidas con ellos nos sirven para varias cosas: a las familias nos permite conocer esta realidad, reconocerla en el entorno cercano y empezar a sospechar o identificar conductas que nos posibilite ir por delante del problema; pero además, nos serán de gran ayuda como puente para comunicarnos con nuestros hijos/as, sobre todo cuando llega esa etapa en la que es difícil que ante una pregunta respondan con más de un monosílabo; y por supuesto, estas novelas facilitarán el intercambio de ideas entre docentes y alumnado.

Y así, TODOS podremos abordar el acoso escolar y cualquier tipo de violencia física y psicológica que produzca exclusión social.

Marisol Salazar E-A

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.