• Trinchera Cultural

Consentimiento, cuando "NO" es "NO"

Actualizado: 21 de jul de 2019

Hace unos días echó el cierre, en el Teatro Valle-Inclán, la obra Consentimiento dirigida por Magüi Mira, directora, actriz, dramaturga y escenógrafa. Aborda el tema de la violación y el tratamiento jurídico de este delito.

No puede ser más oportuna esta obra feminista, después de la oleada de mareas reivindicando la igualdad de la mujer, una justicia que ejerza de tal ante los casos de violaciones, maltratos y asesinatos de mujeres; tenemos candente aún la sentencia del indignante caso de la Manada (no queda acreditado, a juicio de los magistrados, que hubiera violación).


Pero la obra va más allá de una crítica ante estos execrables asuntos. Creo que jugando con la doble acepción de la/las palabras CONSENTIMIENTO (los límites del consentimiento en el sexo) y CON-SENTIMIENTO, la obra disecciona también el desamor, las relaciones de pareja, la ausencia de empatía entre los humanos además de la frialdad del sistema judicial.

Se trata de la cuarta obra de teatro escrita por la joven dramaturga Nina Raine. Se estrenó en Londres en 2017. Poco después del estreno mundial de este texto estallaría el mediático movimiento #Me Too (en castellano, "Yo también") contra el acoso sexual a las mujeres.


Se trata de la cuarta obra de teatro escrita por la joven dramaturga Nina Raine. Se estrenó en Londres en 2017. Poco después del estreno mundial de este texto estallaría el mediático movimiento #Me Too (en castellano, "Yo también") contra el acoso sexual a las mujeres.


El argumento es el siguiente: dos abogados amigos se enfrentan en un caso de violación. La defensa del agresor, de la que se encarga Eduardo, argumenta que ha habido consentimiento de la víctima y por tanto no existe delito. La víctima, Adela, explica al abogado acusador, Tomás, las circunstancias del ataque, sucedido en el velatorio de su hermana pequeña. La defensa de Eduardo consigue la declaración de inocencia del acusado. Esto deja a Adela en una situación psicológica muy crítica.

Eduardo está casado con Kitty y acaban de tener su primer hijo. Preparan una cena con sus amigos Raquel y Jaime, ambos abogados, para que conozcan al bebé. Días después Eduardo y Kitty arreglan un encuentro para que otros amigos comunes, Tomás, abogado soltero y Sara, actriz también sin pareja, se conozcan.


Raquel y Jaime están a punto del divorciarse porque Raquel descubre que Jaime ha sido infiel. Raquel le paga con la misma moneda y la pareja se reconcilia. Meses después son Eduardo y Kitty los que tienen problemas. Kitty tiene una relación con Tomás. Se separa de Eduardo y comienzan agrias luchas legales por la custodia del bebé. La más grave es la denuncia que Kitty interpone contra Eduardo acusándole de haberla forzado. Jaime recuerda a Eduardo que la ley ha cambiado, que no es necesaria la violencia en el acto sexual para considerarlo violación, basta un "NO".

Pasan semanas de luchas y momentos difíciles para las parejas. Tomás se da cuenta de que ama a Sara y vuelven juntos. La obra termina con una conversación entre Eduardo y Kitty, que ha retirado la demanda de violación.


En Consentimiento se pone de relieve un sistema judicial deshumanizado, más preocupado en encontrar vericuetos legales para justificar lo injustificable; “técnicamente” (como defiende el abogado) en el sistema judicial actual, aunque no haya violencia, es una violación. Algo hemos avanzado; pero no basta con que la víctima lo declare. Hay que demostrar que no hubo consentimiento. Y esto es tan subjetivo como cuestionable. Hacer justicia es buscar los argumentos a favor de tu adversario como los buscarías en tu propio favor. Aristóteles S. IV a.C. Eso es empatía, y sin empatía no hay justicia.


En Consentimiento es el género humano el que queda retratado y plantea al espectador varias preguntas: ¿es violada una persona cada vez que consiente en hacer sexo con su pareja ignorando que le está siendo infiel? Sin consentimiento se viola un cuerpo, se viola una confianza. ¿Es violada una persona en su relación de pareja si ya no hay amor?

En escena son siete seres humanos incoherentes con los que nos sentimos reflejados. ¿Hubo consentimiento o no? La violencia del agresor jamás se debería poner en duda. En palabras de la directora:

…me he propuesto que el escenario no se convierta en un debate televisivo. De la realidad de la calle a la verdad que se crea en la escena hay un abismo, y el teatro nos cruza a este otro lado. Quisiera inundar de belleza al espectador, de emoción, desde la risa, hasta el dolor que imprime la crueldad al comprobar la injusticia que se comete con la aplicación de una ley obsoleta y machista. Quisiera llegar a la catarsis productiva con el espectador”.

FUENTES:


CUADERNOS PEDAGÓGICOS

TEATRO VALLE-INCLÁN.

2017 / 2018.   109CONSENTIMIENTO.

Enlace: http://cdn.mcu.es/wp-content/uploads/2012/08/N%C2%BA-109-CONSENTIMIENTO-17-18.pd


CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL.

PRESENTACIÓN VÍDEO "CONSENTIMIENTO".

Enlace: https://youtu.be/7DV6vR_zqeQ


CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL.

DOSSIER OBRA "CONSENTIMIENTO".

Enlace: http://cdn.mcu.es/wp-content/uploads/2018/02/CONSENTIMIENTO_dossier7.pdf


Sobre la coreografía de los actores dice Magüi Mira:

El texto de Nina, o al menos yo lo he leído así, enseña la locura que vivimos en este Primer Mundo, nuestro mundo de locos, de enajenamiento. No tenemos tiempo de pensar y tampoco de sentir, vivimos un mundo frívolo, rápido, atrapados en una enajenación total. Hacemos prácticamente lo mismo, seguimos las mismas modas absurdas, en cualquier aspecto, no hablo solo de la imagen. Nina subraya en rojo esta globalización brutal. En el trabajo físico que hacen los actores, intento expresar este punto de locura del mundo en el que vivimos."

EL PAÍS.

Artículo "Consentimiento: una violación con el público del teatro como juez".

Raquel Vidales. 7 de Marzo de 2018.

Enlace: https://elpais.com/cultura/2018/03/06/actualidad/1520361591_428230.html


LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.