• Trinchera Cultural

Carta final de curso segundo bachillerato

¡Hola a todos!

Me pedíais el otro día, mientras os entregaba las notas de la tercera evaluación, que os escribiera algo y aquí está; espero que lo recordéis y hagáis lo mismo conmigo (¡para bien, por favor!)



Terminamos el curso y, aunque nos seguiremos viendo porque algunos vais a preparar la selectividad, para otros empiezan las vacaciones, nuevos proyectos laborales... es decir, eso que pensabais que no llegaría nunca.


Y yo, que soy profesora de Lengua y Literatura y tengo que empezar de alguna manera este escrito, lo inicio con una definición:


Dicen los señores sesudos de la Real Academia Española sobre la palabra VACACIÓN: “Descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios. Y de descansar: Cesar en el trabajo, reparar las fuerzas con la quietud”.


Total, que nos merecemos un descanso temporal, para reponer fuerzas. Y sí, con quietud. No está mal si lo entendemos como algún momento para la reflexión, conversaciones con las personas a las que queremos, un poquito de lectura… No sólo esperar a que ocurran cosas que nos diviertan.

Lo siento chicos. Termináis el bachillerato e ingresáis en el mundo adulto. Y surgen los dilemas morales, las situaciones en que uno se encuentra en una disyuntiva, que debe elegir…. Pero también, como ya os he dicho más de una vez, empieza lo mejor.

Nuestra generación (la mía y la de vuestros padres) con vuestros años había aprendido a escuchar y valorar (no digo si a favor o en contra) opiniones diferentes a la propia; a distinguir cuándo un profesor ejercía su autoridad y cuándo ejercía su poder; a defender nuestras ideas hasta un límite razonable; a buscar la amistad del buen compañero …

Y todo ello forma parte de nuestros aciertos y errores bastantes años después. Por eso los adultos seguimos cometiendo errores, nos enfadamos o nos reímos más de lo normal. A veces, no sabemos qué hacer.

Como cada año, hemos vivido el curso intensamente: nos han pasado cosas buenas, malas, regulares…Que cada uno haga su balance: yo me quedo con lo bueno.

Ahora bien: que nadie se atreva a decir que se va sin haber aprendido nada o que lo que ha estudiado hasta ahora no va a servirle para nada.

Vamos a hacer un repaso: a partir de ahora, en MATEMÁTICAS 2 y 2 no siempre serán 4 o 22, y es obligatorio saber que las cuentas no siempre encajan a favor de uno. En FÍSICA, según vayáis cumpliendo años y añadiendo kilos, iréis comprendiendo la Ley de la Gravedad. En LENGUA que, como las palabras nos pueden traicionar muchas veces, conviene que sean aliadas nuestras. En LITERATURA, que una instancia puede ser un poema y un chiste ser un cuento y que además conviene que no nos cuenten muchos. En QUÍMICA, que hay que buscarla entre las personas, porque si hay química hay seducción. En GEOGRAFÍA que no hay que perder nunca un punto de referencia, y que el espacio debe compartirse y no invadirse. En HISTORIA que cada cual debe escribir la suya propia… etc.

Ya sabéis que soy de la opinión de que sois lo mejor de esta profesión, por lo tanto, quiero agradeceros cosas que me habéis enseñado:

- que, a veces, lo correcto no es lo justo

- a corregir cuando también nos traicionan las palabras

- que una hora de clase puede ser interminable cuando nos espera alguien interesante en la puerta del colegio.



Besos

Marisol

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.