• Trinchera Cultural

A Emily Dickinson (poema de LAPA)


Emily Dickinson

Por mi alma corre un arroyo

que ya la antepasada de mi espíritu

conoció.


¿Dónde nace? No lo sé.

Aún no he descubierto su fuente.

¿Dónde acaba? Es un misterio

que aún no me corresponde desvelar.


Pero sé que fluye entre el musgo umbrío

y que ante la caricia de la Luna

reluce tembloroso

como un candelabro de mil estrellas titilantes.


Sé que la voz de los alisos lo arrulla cada noche

y que al alba, cuando sangran los cielos

y las nubes se convierten en flores de cerezo

su rumor, como un eco, hace coro a las alondras.


Sé que la bóveda verde de un bosque secreto,

un bosque de viento y de sueños,

donde las hadas cabalgan irisadas libélulas

y la magia echa raíces en las profundas cavernas de la Tierra,

protege en su florido útero la limpidez de sus aguas cristalinas.


Y sé también que el alma esconde

estaciones en su armonía,

pero la mente de los hombres no solo altera los ciclos de la Tierra

sino también las mareas del espíritu.


(¡Cuidado, río, cuidado!

¡Que la luz de las pantallas no evapore tu torrente!

¡Que no desborde tu cauce la lluvia del amor!)


Sé…

sé todas las cosas que no sabe nadie,

pero las que todos conocen, yo las ignoro.

Sin embargo, ella,

que fui yo

en otro cuerpo,

en otra tierra,

en otra lengua,

en otro tiempo,

sabía

que hay un arroyo que corre por mi corazón.

LOGO_TRINCHERACULTURAL

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • ivoox
  • issuu

2018. Creative Commons Trinchera Cultural.